Un Python por chico

Hace casi dos años atrás, yo escribía sobre un proyecto del MIT, One Laptop Per Child. Hoy por hoy, ese proyecto es mucho más conocido, así que no voy a repetir características.

Ha pasado mucha agua bajo el puente, y aunque todavía no está en producción masiva, ya existen muchas de estas máquinas distribuidas alrededor del mundo, para que los desarrolladores experimenten, creen contenidos, programas, etc.

Esto es principalmente porque aunque el sistema operativo es más o menos estándar (un Fedora adaptado), tiene una nueva interfaz gráfica: Sugar. La misma tiene algunos conceptos totalmente revolucionarios, y otros que aunque probados, no son "normales". Un ejemplo del segundo, es que es un sistema de ventanas, pero las ventanas no son solapables.

Esta nueva interfaz abandona un poco el tradicional concepto de escritorio que usan la mayoría de interfaces y se centra más en el usuario, el cual dispondrá de cuatro tipos de vista distintos: Inicio, Amigos, Vecinos y Actividades. En Amigos se podrá charlar con los amigos del usuario, en Vecinos se podrán crear comunidades y realizar actividades en grupo (imaginemos un trabajo en grupo en la escuela) y en Actividades será donde se realicen estas propiamente dichas.

Sugar misma está integralmente hecha en Python, así como también gran parte los programas, lo que permite que siempre esté accesible el código fuente del programa que estás usando, pensado esto principalmente como herramienta pedagógica.

Entonces, se pueden imaginar que esta laptop tiene una importancia estratégica para Python en general, y para PyAr en particular. Por este motivo, nos acercamos a la gente de educ.ar, y hoy tuvimos una reunión con Laura Marés Serra quien en dicho acto nos prestó (por tiempo indeterminado) dos de estas preciosuras, :D.

Alecu y Dave van a dar una charla de la OLPC este finde en Python Santa Fe, y ya tenemos pensado meternos a participar en el desarrollo de estas máquinas. Por lo pronto, vamos a migrar Typus Pocus, :)

Con respecto al Python Day en Santa Fe, ya salimos en los diarios y todo (en La Nación, pero no pongo el link porque los turros, después de un tiempo, te imponen que seas de su club para mostrarte el artículo, y en El Litoral).

Comentarios Imprimir

Agregando valor

Leyendo un magnífico cuestionario, que se aplicó a muchos lenguajes, pero acá está contestado (y muy bien) con respecto a Python, me crucé con esta pregunta, y una respuesta que sintetiza tan bien el poder y la simplicidad de Python, que quise reproducirla aquí (la pongo directamente en castellano, si la quieren en el inglés original, la tienen en el cuestionario).

F77: ¿Cuál es el valor del lenguaje para los desarrolladores?

Aprendelo una vez, usalo en todos lados: aplicaciones web, aplicaciones con interfaz gráfica, scripts de línea de órdenes, integración de sistemas, usar bibliotecas de otros lenguajes, multi-plataforma, escala de tareas rápidas a sistemas grandes y complejos.

Encaja en tu cerebro: permite al desarrollador pensar en el espacio del problema en lugar del espacio de la solución, dejándolo concentrarse en la aplicación en lugar de administrar memoria y detalles. Python le permite a los desarrolladores trabajar más eficientemente que en otros lenguajes, por medio de su práctica sintáxis que enfatiza la elegancia y la claridad a través de lo minimalista, y es una gran herramienta pedagógica en si misma.

Pilas incluidas: viene con un extenso conjunto de módulos estándares maduros, y hay disponible en Internet una rica selección de módulos de terceros, ambos multi-plataforma o nativos. Jython e IronPython también permiten al desarrollador aprovechar los módulos existentes en los entornos Java y .NET.

Conciso y legible: mantenible, fácil de colaborar con otros desarrolladores; todo hace algo, no hay cosas superfluas.

Accesible: a desarrolladores dentro de un equipo con distintos niveles de habilidad, de principiantes que se vuelven rápidamente productivos a desarrolladores experimentados que necesitan conceptos avanzados. Un desarrollador no tiene que conocer todo el lenguaje para construir cosas poderosas; facilitado todo por las pruebas interactivas, exploración de ideas, y un gran uso de la introspección.

Este fin de semana es el segundo Python Day de Santa Fe, ¡vamos todavía! (acá y acá tienen info sobre la primera). Python Argentina y la Python Software Foundation patrocinan, entre otras empresas y organizaciones, esta jornada (gracias a la Fundación Vía Libre por hacernos de "fundación paraguas" para poder recibir fondos de afuera).

Comentarios Imprimir

Empecemos por nosotros

Estoy cansado de que nos quejemos de que tenemos problemas para viajar...

  • Si vamos en auto, protestamos porque las autopistas, avenidas y calles están llenas, mal diseñadas, angostas, en mal estado, etc.
  • Si vamos en colectivo, de que los colectivos vienen llenos, de que se viaja mal, etc.
  • Si vamos en subte, de que están llenos, de que se cortan, etc.
  • Si vamos en tren, de que están todos rotos, de que no cumplen el horario, etc.
  • Si vamos en bicicleta o en moto, de que los autos se nos van encima, de que no hay bicisendas, etc.
  • Si vamos caminando... bueno, nunca escuché quejarse a nadie que fuera caminando al trabajo.

Pero....

  • Hoy hubo un vuelco en Acceso Oeste en dirección a provincia, y un congestionamiento de tránsito de puta madre en la mano a capital, por todos los curiosos/morbosos que frenaban para ver qué había pasado.
  • Les pedimos a los colectivos que frenen y nos abran las puertas en cualquier lado, subimos sin tener las monedas a mano, nos quedamos adelante y bloqueamos la circulación dentro del bondi.
  • Hoy hubo un suicida o boludo que se tiró abajo del subte en la estación Lavalle de la linea C, y la gente, aún sabiendo que es lo que había pasado, prendió fuego un vagón (¿qué mierda querían que se haga?).
  • Así como no cuidaron el subte en la linea anterior, tampoco cuidan el tren.
  • Cuando vamos en bicicleta o en moto, vamos haciendo zigzag de punta a otra de la calle, cruzamos en rojo, doblamos en cualquier lado, etc.
  • Y sí, cuando vamos caminando, también hacemos desastres.

Dejémonos de quejar un poquito, tratemos de ver por qué las cosas están mal.

Es cierto que los transportes públicos pueden mejorarse, pero seguimos votando a gente que no va a hacer nada por el transporte para los pobres. Todos festejamos la "modernización empresarial" de la década infame de La Rata, pero ahora nos quejamos de que todos tenemos que ir a trabajar a Capital (¿que este es un país federal? ¡despiértense!). Vamos caminando por la calle, y en lugar de tirar el papel al cesto, o guardarlo en el bolsillo lo tiramos al piso. Mil ejemplos podría buscar, de cómo nosotros podemos mejorar el estado de situación general.

Fijémonos un poquito más en nosotros, en cómo podemos cambiar las cosas desde nosotros. Dejemos de echarle la culpa siempre a los otros.

(Por favor, por críticas poco constructivas, dirigirse a /dev/null)

Comentarios Imprimir

Tres veces cumpleaños, tres veces

Este año habíamos decidido con Mónica festejar nuestros cumpleaños en conjunto. Yo cumplí el 2, ella el 17, así que con postergar los festejos un par de semanas, nos cerraba perfecto.

El único problema era la relación entre la cantidad de gente que queríamos que venga y el tamaño del departamento que estamos alquilando: no entraban todos, :(. Aunque en mi caso había comenzado en eventos anteriores, primero con gente de la Universidad, y luego con la gente de Python, el total de personas sumaba demasiado.

/images/cumplefacumoni07.jpg

Entonces decidimos partir el cumpleaños en tres partes, e hicimos jueves, viernes y sábado, dándole elegir a los invitados, a priori, qué día venir. Una gran parte eligió el viernes, y ahí tuvimos el pico de asistencia, pero igual estuvimos bien.

En todas las ocasiones (incluso en el "día Python", pero no en el anterior porque no fue en casa), el menú fue el mismo. Arrancamos con unos sanguchitos de miga (los clásicos triples), seguimos con tostadas (normales y saborizadas), con una crema especial para untar (¡ingredientes secretos!), luego el plato fuerte, que era fricassé de pollo (receta familiar de Moni), y finalmente brownies, chocotorta, otras tortas, etc. De tomar, cerveza rubia, cerveza negra, vino, gaseosas, etc...

Todas las noches fueron distintas, mucha gente se conocía por primera vez, hubieron mezclas raras, pero creo que todos la pasaron bien. Moni y yo, al menos, la pasamos muy bien, :)

Comentarios Imprimir

Ballet, con doble "c"

Ayer noche fuimos con Moni y Mariano a ver ballet, argentino, de altísima calidad. La verdad, es que me gustó más de lo que pensé que me iba a gustar, :), estuvo muy, muy bueno. Y además me sacó de la cabeza que ballet implicaba música clásica. No no no.

Yo quería ver en algún momento a Julio Bocca, después de todo es uno de los bailarines más importantes de la segunda mitad del siglo pasado, y probablemente uno de los más importantes de Argentina. En el marco de su pre-despedida, en el Teatro Opera, él montó distintos espectáculos según el día. Ayer fueron "Pas de deux", "Nine Sinatra songs", y "El hombre de la corbata roja". Aparte de a Bocca, pudimos disfrutar a Eleonora Cassano, Hernán Piquin y Cecilia Figaredo, y también al Ballet Argentino.

/images/jbocca-el.jpg

La primer parte, como el nombre claramente lo indica, está compuesto por una selección de los mejores pas de deux de la carrera de Bocca. Para el bestia ignorante que no sabe lo que es un pas de deux (o sea, yo, cinco minutos atrás), es un dueto en el que los pasos de ballet son ejecutados por las dos personas conjuntamente, aunque normalmente hay partes en que cada uno baila solo. En este caso sí fue música clásica, y estuvo muy bien. Eleonora Cassano fue la pareja de Bocca en esta sección.

La segunda parte fueron canciones cantadas por Frank Sinatra, todos clásicos, bailados por varias parejas, interpretando la letra. Esta sección fue fantástica, porque uno la letra la conoce o la escucha en el momento, y las interpretaciones eran bárbaras. Los vestuarios, la iluminación, todo muy muy bien. Esta es justamente para los que creen que ballet implica que los bailarines estén vestidos de arlequines, y las bailarinas de tutú; para nada.

La tercera y última sección, después de un pequeño break, era el espectáculo "El hombre de la corbata roja", con Cecilia Figaredo, y música de Lito Vitale.

/images/jbocca-hcr.jpg

Una noche distinta, eso seguro. Y con el agregado de que después de las 12 fue el cumpleaños de Moni, ¡feliz cumpleaños! :)

Ah, y anoten. Después de estas funciones, Julio Bocca va a recorrer el pais y el mundo, antes de la despedida definitiva que se llevará a cabo el 22 de diciembre, con un show al aire libre frente al Obelisco de Buenos Aires. Groso.

Comentarios Imprimir