Recital al aire libre

Me avisó Mariano el viernes a la noche: tocaba Gustavo Cerati, al aire libre, gratis.

El sábado a la noche fuimos hasta ahí: Pampa y Figueroa Alcorta. Lo pasamos a buscar a Mariano, por el subte linea D, estación Juramento, y a Chuli (amiga de Moni), una amiga de Chuli, y la hermana de la amiga de Chuli, :p. A las 20:40 estábamos todos arriba del auto

Desde ahí fuimos bajando para el lado de Figueroa Alcorta, pero el tránsito era un desastre. A las 15 cuadras decidí estacionar el auto donde pudiera, y de ahí caminar... pero nada, no había ningún espacio libre. Terminamos llegando a cuatro cuadras del lugar del recital, y agarramos para un costado, e hicimos algunas cuadras más. Terminamos estacionando a unas diez cuadras, nada mal, pero llegamos al recital 22:40, y ya había empezado.

La última vez que había visto a Cerati fue también en vivo, en un show de Soda Stereo, gratis, al aire libre, en la 9 de Julio. En esa época (Julio de 1991) apenas me gustaba Soda Stereo, hoy por hoy me gusta mucho, mucho más.

A Cerati no lo tenía mucho. Como las canciones que llegan a la radio son más bien de un pop algo suave, nunca me llamó. Pero ayer demostró que es un rocker, a todo trapo. Y me gustó bastante.

http://farm2.static.flickr.com/1024/540698180_407b4f8391_o.jpg

Debo recalcar la calidad del sonido: de lo mejor que escuché en mi larga historia de recitales, impecable. Y además, hubo una visita inesperada: subió al escenario y cantó dos canciones, Luis Alberto Spinetta, un groso.

El show duró más de dos horas, y la desconcentración (de 200 mil personas, según Clarín y Página12, seguro seguro arriba de 150 mil), fue tranquila, sin ningún problema. Era el primer recital, en su vida, de Mónica, y la verdad que se la bancó.

Nota de color: Fuimos a ver un show al aire libre, gratis, de calidad internacional. Al salir, nos fuimos a una pizzería, en la que entramos alrededor de medianoche, y en la que nos sirvieron unas pizzas espectaculares. A las dos de la mañana, fuimos hasta la esquina y nos tomamos un helado artesanal, buenísimo. La pregunta para reflexionar es... ¿en cuantos países del mundo uno puede tener una noche como esta?

Comentarios Imprimir

Impresiones de San Pablo

Algunos pensamientos random, cortitos, porque la verdad es que no pude pasear mucho.

Llegué al hotel en la tarde/noche del lunes, y me fuí al viernes. Todos los días trabajando en la oficina, sólo tuve para mí las noches del lunes al jueves.

Pero el jueves ya estaba The Rat (o sea, la versión yanqui de nuestra Rata) ahí, en un hotel a tres cuadras del mío, con lo cual no me animé a salir por un tema de seguridad y transporte. El jueves, entonces, cené en el restaurant del hotel, tranqui, y al sobre.

La noche del lunes fui a comer solo, pero de casualidad me encontré con Tiago tomando un café con una compañera de laburo. Charlamos un rato, y ahí si me fui a comer (Tiago esta semana salía todos los días a las 22hs). Comí en un patio de comidas, y ahí encontré la primer cosa inusual. El patio de comida es igual a los que tenemos acá, los locales ídem, pero es costumbre ofrecerte hasta tres acompañamientos.

Sí, en general, como pude comprobar luego, en San Pablo comen siempre con varios acompañamientos, un poquito de cada cosa. Esa noche comí milanesa con arroz, papas fritas y ensalada rusa. Un mediodía, pedí feijoada, y vino un plato con: un pedacito de banana frita, una costillita finita de cerdo, un poco de arroz, un poco de papas fritas, un poco de ensalada, un poco de un polvo de maíz que no me acuerdo como lo llaman, y encima después, vino la feijoada propiamente dicha: trajeron un tazón de algo que no tiene muy buena pinta, pero sí tiene un sabor espectacular (es una especie de puchero, pero sólo con carne, y sólo con porotos negros, muy rico).

http://farm2.static.flickr.com/1314/540806865_e3caee1adc_o.jpg

Otro detalle que me llamó la atención fue cómo te cobran en los estacionamientos: una primer hora muy cara, y luego van bajando el precio. Como si acá te cobraran, en el centro (dónde la hora está 3,50 o 4 mangos), una primer hora de $10, la segunda hora $5, y luego todas las horas $2...

San Pablo es como un microcentro porteño donde viven 17 millones de personas. Piensen como que están en Corrientes y Florida, y hacen 10 kilómetros para cualquier punta, y siguen estando rodeados de edificios de 20 pisos, tanto de oficina como de vivienda. Eso sí, agarrás una autopista y en una hora estás en la playa, :) (cosa que no pude comprobar, lamentablemente).

Una ciudad más, que fue lindo conocer.

Comentarios Imprimir

San Pablo

O, cómo lo escribirían aquí, São Paulo.

Estoy en Brasil esta semana, sí. Por trabajo. Salí de casa el lunes a la mañana, el viernes a la noche estoy en casa nuevamente.

El viaje estuvo complicado. Teóricamente salía a las 8hs, pero el avión que iba a Ezeiza, que tenía que llegar como a las 7 de la mañana, fue desviado a Córdoba porque no podía bajar en Ezeiza por la niebla. Resulta que ese avión después no pudo salir de Córdoba, porque el aeropuerto estaba cerrado allá también por condiciones climáticas. La cuestión: se terminó reprogramando para las 13:50. Sí, casi seis horas después.

¿Qué hice esas seis horas? Un poco de todo. Desayuné, que no había comido nada antes de salir. Leí bastante, siempre llevo encima suficiente material de lectura.

Y usé la laptop. Contesté todos los mails que tenía pendiente, leí todas las listas de correo que tenía pendiente, y programé algo de Python, tanto para Python mismo (estoy empezando a modificar algunas cosas en un módulo), como para XPN, el cliente de noticias que uso.

El Aeropuerto de Ezeiza está complicado en algo básico: enchufes. Un aeropuerto moderno tiene que tener enchufes, porque una parte importante de la gente que viaja, lo hace con portátiles. Y ni bien te hicieron esperar más de media hora, usás la portátil. Y ni bien te hicieron esperar más de dos horas, no te alcanza la batería. Entonces, la gente necesita enchufes.

Yo encontré dos que funcionaban y uno que no, y pude hacer durar la batería, alternando con otra gente que también los estaba usando. Pero toooooodo un aeropuerto, con dos enchufes accesibles en las zonas de espera, está mal.

El otro punto en contra es que no tenía WiFi accesible. Sí tenía WiFi, pero el sentido de mafia está más inculcado en algunas empresas que el sentido de servicio. Explico: Telecom tiene la infraestructura de WiFi funcionando, a la cual uno accedería comprando unas tarjetitas en el puesto de Arnet que está en el aeropuerto (luego uno se conecta al WiFi, entra a internet y le aparece una pantalla de login donde tiene que poner usuario y clave, sacados de la tarjetita, y tiene internet durante determinado tiempo).

Resulta que Telecom hizo un acuerdo con uno (o más) de los bares que están ahí, entonces ellos mismos no podían vender las tarjetas, y el bar te daba una si consumías en el bar. ¿Pero saben qué? El bar se había quedado sin tarjetas. Ergo, no había WiFi.

Este... no había WiFi con tarjetita. Si van al aeropuerto, conéctense a Arnet, ingresen a la pantallita de login, y pongan admin/admin. Así, tan tontos que no sacaron el acceso por default, tuve red un rato (cuando me di cuenta de eso), hasta que salió el avión.

Después anduvo todo bien, llegué al hotel demasiado tarde como para ir a la oficina, pero me acomodé, salí a comer (me encontré de casualidad con Tiago, conocido de LogicaCMG, aunque ya habíamos hablado y lo tenía que llamar), me bañé y me fui a dormir.

Un detalle, para que tengan en cuenta: no confíen en los taxistas, ni siquiera en los que son confiables, :p. Ya me pasó en Holanda, que el taxista nos dejó en el hotel equivocado. Ayer casi me pasa lo mismo. Presten atención a la dirección. Fíjense si van por la calle correcta, miren bien el número de edificio.

Nota: el hotel tampoco tiene WiFi. En el quinto piso se agarran algunas redes, pero todas bloqueadas (tengo que trabajar un poquito con eso). Y en el lobby, así como en el shopping cercano al que fui a comer, lo único que hay es WiFi de una compañía... que tenés que comprar una tarjetita y poner usuario y clave, :s.

Comentarios Imprimir

No te pares tan cerca mío

Un profesor joven, el sujeto de la fantasía de una colegiala. Ella lo quiere tanto, sabe lo que quiere ser. Dentro de ella hay un deseo persistente, insatisfacible, la nena es una página abierta. Marcando un libro, ella está tan cerca ahora. La nena tiene la mitad de edad que él.

Sus amigas están tan atentas, viste cuan malas pueden ser las chicas. A veces no es tan fácil ser la mascota del profesor. Tentación, frustración. Tan mal que lo hace llorar.

En la parada del colectivo, mojada, ella espera. El auto del profesor está seco y cálido.

Charlas fáciles en la clase, ellos tratan y tratan de lastimarla. Palabras fuertes en la sala de profesores, las acusaciones vuelan.

No tiene sentido, él la está viendo. El empieza a temblar y toser. Como el viejo en ese libro de Nabakov.

Traducción libre de `Don't stand so close to me <http://en.wikipedia.org/wiki/Don't_Stand_So_Close_to_Me>`_ , de `The Police <http://en.wikipedia.org/wiki/The_Police/>`_

Comentarios Imprimir