Recital al aire libre

| Publicado: | Código fuente

Me avisó Mariano el viernes a la noche: tocaba Gustavo Cerati, al aire libre, gratis.

El sábado a la noche fuimos hasta ahí: Pampa y Figueroa Alcorta. Lo pasamos a buscar a Mariano, por el subte linea D, estación Juramento, y a Chuli (amiga de Moni), una amiga de Chuli, y la hermana de la amiga de Chuli, :p. A las 20:40 estábamos todos arriba del auto

Desde ahí fuimos bajando para el lado de Figueroa Alcorta, pero el tránsito era un desastre. A las 15 cuadras decidí estacionar el auto donde pudiera, y de ahí caminar... pero nada, no había ningún espacio libre. Terminamos llegando a cuatro cuadras del lugar del recital, y agarramos para un costado, e hicimos algunas cuadras más. Terminamos estacionando a unas diez cuadras, nada mal, pero llegamos al recital 22:40, y ya había empezado.

La última vez que había visto a Cerati fue también en vivo, en un show de Soda Stereo, gratis, al aire libre, en la 9 de Julio. En esa época (Julio de 1991) apenas me gustaba Soda Stereo, hoy por hoy me gusta mucho, mucho más.

A Cerati no lo tenía mucho. Como las canciones que llegan a la radio son más bien de un pop algo suave, nunca me llamó. Pero ayer demostró que es un rocker, a todo trapo. Y me gustó bastante.

/images/uff/540698180_407b4f8391_o.jpg

Debo recalcar la calidad del sonido: de lo mejor que escuché en mi larga historia de recitales, impecable. Y además, hubo una visita inesperada: subió al escenario y cantó dos canciones, Luis Alberto Spinetta, un groso.

El show duró más de dos horas, y la desconcentración (de 200 mil personas, según Clarín y Página12, seguro seguro arriba de 150 mil), fue tranquila, sin ningún problema. Era el primer recital, en su vida, de Mónica, y la verdad que se la bancó.

Nota de color: Fuimos a ver un show al aire libre, gratis, de calidad internacional. Al salir, nos fuimos a una pizzería, en la que entramos alrededor de medianoche, y en la que nos sirvieron unas pizzas espectaculares. A las dos de la mañana, fuimos hasta la esquina y nos tomamos un helado artesanal, buenísimo. La pregunta para reflexionar es... ¿en cuantos países del mundo uno puede tener una noche como esta?

Comentarios Imprimir