De trabajo en Hungría

Estuve una semana en Budapest, trabajando en un sprint con otros compañeros de equipo y de otros equipos, en general.

El viaje largo, pero sin sorpresas... sólo el detalle que me perdieron la valija en el viaje de ida :(. Cuando fui a hacer el reclamo, se fijaron y la ubicaron en Frankfurt (donde era la escala) y me dijeron que llegaba esa noche. Incluso me dieron un pelpa para que el hotel pueda recibir la valija por mí. Obviamente, cuando hice el checkin les comenté la situación. A las diez de la noche golpearon la puerta de la habitación y era alguien del hotel con mi valija \o/.

Así y todo tuve que salir vestido como venía (pantalón finito y zapatillas náuticas) a pasear durante la tarde... y me cagué de frío, aunque tenía polar y campera. Salimos a pegar una vuelta con Naty, Matías y Guillo, y caminamos un par de horas a la tardecita, antes de que caiga el sol, porque luego teníamos el coctel de bienvenida de la empresa. Aunque era "de día", estaba muy nublado, y eso, hacía mucho frío...

El auto tapado de hielo, ese frío hacíaEl agua se congelaba a mitad del chorro (?)

En general no paseé demasiado, porque los días eran grises y fríos, y cuando terminábamos el día laboral (entre las 17:30 y las 18) ya era de noche. Excepto el viernes, que terminamos a las 16hs, y encima salió el sol. Y el sábado, claro, que salí a pegar una vuelta durante la mañana y mediodía. A diferencia de los primeros días, ya teníamos como 12°C, estábamos como queríamos (?)

Los primeros días nos poníamos toda la ropa que teníamosNerdeando en un bar de cerveza artesanal; indoor las temperaturas eran otras, claro

El sábado hice paseo por la zona del Danubio, subí un montecito donde estaba la Estatua de la Libertad (levantada originalmente en 1947, en recuerdo a la liberación soviética de Hungría durante la Segunda Guerra Mundial, finalizando la ocupación nazi), fui al mercado central de la ciudad, y caminé bastante para un lado y para el otro.

La gente, en general, educada. La mayoría no sabe inglés, incluso en zonas turísticas y en lugares como para comer o comprar cosas "de turistas", así que a veces uno vuelve a la típica charla de señas y sonidos varios. O se termina hablando en italiano, como nos pasó en una heladería :p.

Estatua de la Libertad

Claro, los otros días también estuvimos caminando por acá y por allá, pero en general de noche y con todos los negocios (excepto los relacionados a comer y beber) cerrados... Budapest realmente es una ciudad distinta antes y después de las 18 horas (porque a las seis cierran la mayoría de los negocios, y ya es de noche...).

Pero bueno, eso obviamente no impidió que saliéramos a comer, y yo me dediqué a los gulashs. El gulash, originario de Hungría, justamente, es simplemente un estofado de carne, y de ahí salen muchas variantes... con papa, sin papa, con spätzl chicos, grandes o directamente sin nada de eso, con cebolla o sin, etc... siempre con carne, cocida varias horas, apenas picante (por eso se lo acompaña con alguna salsita para apicantarlo, como hacemos nosotros con el locro), y MUY RICO.

A varios gulashs, le entré

Todas las fotos, acá.

Comentarios Imprimir