Sólo le pido a Dios...

| Publicado: | Código fuente

Por favor, lean el artículo "Gieco y Filmus quieren tu dinero, lo merezcan o no", y si se sienten tan mal como yo, sepan que pueden al menos apoyar a gente que está trabajando activamente contra esto.

La siguiente es una carta de la Fundación Vía Libre a Daniel Filmus para pedir entrevista y explicarle todo lo malo de lo que está impulsando. Léanla, y manden su adhesión a [email protected] (en caso de personas, poner Nombre, Ciudad, DNI, y a qué se dedica (ej: docente, programador, artista plástico, etc); en caso de organizaciones, recuerden que la adhesión debe ser formalmente consensuada dentro de las mismas).

Estimado Senador Daniel Filmus

Honorable Cámara de Senadores de la Nación

A través de un artículo en su blog personal, hemos tomado conocimiento de su compromiso con las gestoras colectivas de derechos de autor para presentar un proyecto de ley que impondrá un "canon digital" sobre todos los dispositivos que permitan el almacenamiento y transmisión de obras en formato digital. El objetivo de la presente es solicitarle una audiencia para aportar al debate el punto de vista de quienes debemos soportar esa carga, a diferencia de aquellos que se benefician de ella: usuarios de nuevas tecnologías, productores y usuarios de software y cultura libre, bloggers, músicos y escritores independientes, diseñadores, artistas digitales, profesionales y usuarios de las comunicaciones y la informática.

Un gravámen de este tipo, tal como se ha implementado en países como España, es seriamente regresivo para nuestras actividades y genera costos elevados para políticas públicas de educación en nuevas tecnologías, aspecto que sabemos le preocupa de manera prioritaria tras su paso por el Ministerio de Educación de la Nación.

El canon digital es fuertemente resistido por asociaciones de defensa del consumidor, asociaciones de internautas, asociaciones y grupos de usuarios de software libre en los lugares donde se implementa. Compartimos con ellos la preocupación, más aún, sabiendo que los marcos jurídicos vigentes en la Unión Europea son diferentes a los que imperan en nuestro país.

Un gravamen de esta naturaleza aumenta los costos de:

  • la educación
  • el acceso a conocimiento
  • el desarrollo científico técnico
  • el desarrollo de cultura accesible a todos los sectores sociales, independientemente de que puedan pagar por ella.
  • toda actividad que utilice tecnologías de información en forma intensiva (es decir, cada vez más actividades, prácticamente todo).

A las elocuentes desventajas por el aumento de los costos de todo dispositivo informático y digital, sin importar su destino y usos, se suman datos corroborados sobre esta práctica en otros países, como por ejemplo el costo del canon para los propios autores. En España, la misma Sociedad General de Autores y Editores (SGAE, entidad encargada de administrar los fondos provenientes del canon) admite que sólo 200 de sus afiliados reciben más de lo que pagan por este concepto, en lo que constituye una injustificable transferencia de recursos del conjunto en beneficio de una estricta minoría.

Así, un gravamen regresivo que afecta a todos los usuarios de dispositivos informáticos sin importar si copian o no materiales de los pocos autores beneficiados, no debería ser impulsado sin evaluar sus costos reales sobre el total de la sociedad argentina que se verá afectada. Antes de avanzar en un proyecto de esta naturaleza, es fundamental evaluar cuáles serán las consecuencias de un gravamen que se cobrará de manera generalizada pero que será administrado por entidades privadas sin el debido contralor ciudadano.

Por estos y otros motivos que deseamos exponerle en mayor detalle y con más documentación, solicitamos a Ud. tenga a bien otorgarnos una audiencia en la que podamos conversar sobre este tema en particular antes de que el proyecto ingrese a los canales legislativos en el Senado. A los fines de esta solicitud, fijamos como medio de contacto nuestro correo electrónico en [email protected].

Sin más, y en espera de una respuesta positiva a esta solicitud, saludan atentamente...

...y acá irían todos los que adherimos... yo ya mandé el mail, ¿y vos?

[Actualización] Bea, en una lista de correo explicó que este canon no es un impuesto, sino un gravamen... está tan bien explicado, que lo copio acá:

Esto es un gravamen, no es específicamente un impuesto. En ninguno de los países donde se aplica lo cobra el estado, sino que lo cobran y administran las gestoras colectivas de derecho de autor. Es decir, No es un impuesto que cobra el Estado y redistribuye a todo el conjunto de la sociedad. Es un gravamen que cobra un privado al conjunto de la sociedad para mantener su negocio obsoleto porque la tecnología está haciendo que las cosas no le vayan tan bien como desearía (cosa que es discutible). Hood Robin que le dicen.... le cobrás a todos para mantener el negocio de algunos. Y encima lo administra un privado, por lo tanto ni siquiera es un impuesto. Si es un impuesto, como ciudadanos tenemos derechos a saber qué se hace con nuestro dinero y exigir que tenga destinos justos o socialmente útiles. Como esto es un gravamen que va a manos privadas, no tenemos ningún control sobre qué hacen y a quién retribuyen.
Comentarios Imprimir