Incubadora de eventos

Una de los roles claves de la Asociación Civil de Python Argentina (en adelante "AC") debería ser que la gente se junte y comparta conocimiento. En consonancia con esto, estuve armando la siguiente idea para ayudar a que se generen eventos y reuniones.

Hay distintas formas en la cual la AC puede ayudar a los organizadores de un evento, entre ellas:

  • Ayuda logística: transmitir experiencia, ayudar a resolver inconvenientes que se produzcan en la operatoria del día a día
  • Ayuda financiera: como es normal que algunos sponsors se comprometan a aportar dinero, pero luego ese aporte se demora (por el sponsor en sí, o trámites de todo tipo, especialmente internacionales), la AC puede adelantarle dinero al organizador, el cual ingresará a la AC luego cuando el sponsor efectivice.
  • Ayuda económica: Partiendo de la idea base de que el evento salga hecho, o incluso genere dinero para la AC, hay dos puntos en que se puede ayudar económicamente: siendo sponsors de un evento muy chico (ej: pagando unas pizzas para un sprint), pero me parece más importante poder ser una red de contención, en el caso de que por fallos en la planificación conjunta se pierde algo de dinero: que la pérdida la cubra la AC y no la persona que organizó.
  • Ayuda institucional: Por un lado es útil tener una entidad legal para poder presentarse a más sponsors, o al estado, dando más seriedad al evento, y además es imprescindible que los sponsorships o donaciones para el evento se hagan a una entidad ya formada, y no a individuos; esto le saca un quilombo personal al organizador, y permite pagos internacionales.

Para poder ejecutar estas ayudas, los organizadores del evento y la AC tienen que colaborar, seguir ciertos pasos y reglas. ¿Quizás incluso firmar algún contrato?

Describo la metodología a grandes rasgos en los siguientes puntos. Pero esto hay que pensarlo, refinarlo, y escribirlo bien en detalle, para lograr dos cosas:

  • que el organizador u organizadores entienda bien como la AC va a jugar en esto
  • que la AC corra la menor cantidad de riesgos innecesarios posibles

Entonces, la idea es tener un presupuesto base, un template de lo que sería el presupuesto final del evento, con todo lo que podamos pensar y se nos pueda ocurrir de eventos anteriores. Se recorre el mismo con el organizador, en una primera instancia, y se elije lo que el organizador "quiere hacer"; luego el organizador mismo tiene que poner un estimado de costo a cada ítem, y separar los ítems en tres secciones (o quizás sólo dos para eventos chicos):

  • de mínima: sin esto el evento no sale
  • intermedio: con esto el evento está lindo
  • de máxima: si se logra esto es un golazo

En función de todo lo elegido, hay que planificar los sponsorships necesarios, en base a niveles: definirlos, incluyendo el costo y las retribuciones. Es imprescindible que la AC de "el visto bueno" sobre esta planificación, y que luego realice un "seguimiento en el tiempo" de la evolución de la ejecución del presupuesto. Acá la AC también puede jugar un rol centralizador, básicamente armando un folleto de "hay un nuevo evento, ¿querés ser sponsor?" y mandándolo a todos las empresas, instituciones, o lo que sea que tengamos en carpeta.

También en esta interacción AC/organizador se pueden pedir más cosas, o hacerlas obligatorias, ejemplo (¡hay que pensar más!):

  • que el evento tenga un código de conducta; incluso la AC puede proveerlo, junto con un pequeño texto de "qué hacer si se recibe una denuncia"
  • que el sitio web del evento sea "exportable a estático", así la AC lo guarda y sirve a futuro; también la AC podría dar un sitio web base, y hostearlo.

Por último, un detalle: estaría bueno que la AC también cumpla el rol de "paraguas legal" (básicamente, lo que arriba describo como "ayuda institucional") para ayudar a otros grupos relacionados con el software y/o cultura libre, para que puedan ellos hacer sus eventos.

Comentarios Imprimir

PyCon Argentina 2016

El fin de semana pasado fue la octava edición de la conferencia nacional de Python en Argentina. Se realizó en Bahía Blanca, tres días de talleres y charlas.

Yo dí una charla, Bindings, mutable default arguments, y otros quilom... detalles, y asistí a otras; las que más me gustaron fueron "Poniéndonos un poco más serios con Kivy" por Sofía Martin y alguien más que no recuerdo, "Compartiendo memoria eficientemente con proxies" por Claudio Freire, "Argentina en Python: comunidad, sueños, viajes y aprendizaje" por Humitos, "MicroPython en EDU-CIAA" por Martín Ribelotta, "Redes neuronales con Python utilizando Keras" por Fisa, "Deep learning: aprendiendo con la escafandra" por Javi Mansilla, e "Introducción a programación paralela con PyOpenCL" por Celia Cintas.

Mi charla, renovada

Las keynotes estuvieron muy bien, también. Fernando Schapachnik, de la Fundación Sadosky nos habló del problema de género en las comunidades informáticas (con datos, análisis, y una arenga política al final que estuvo bárbara). Ángel Medinilla nos dio una charla-show-standup sobre metodologías ágiles (excelente presentación). Y la última fue de Victoria Martínez de la Cruz, contando las ventajas y desventajas de trabajar de forma remota (algo que se está imponiendo más y más en las comunidades de software y que está lleno de mitos, así que era muy necesaria).

La organización del evento también estuvo impecable. Se nota que laburaron un montón y salió todo muy bien.

Los asistentes a punto de escuchar una plenaria

Más allá del costado técnico, y de lo que sucede en estos eventos de charlas que se generan, reencuentros, etc, tanto en pasillos como luego de la conferencia en bares o por ahí, quiero destacar el lado "humano"que tuvo esta conferencia.

No sólo las keynotes hablaron de las personas o sus grupos de trabajo, sino que también tuvimos charlas que hicieron lagrimear a varios, como la de Humitos que mencioné arriba o la de Roberto Alsina ("Cómo desarrollar software libre (o no) y no morir en el intento (o no)", que no pude ver pero me contaron). Pero había algo más en el ambiente. Gente comentando lo copada que son organizadores y asistentes en este evento, que cómo te ayudan con todo, que se preocupan, etc. Había muy buena onda por todos lados.

Relajando un poco, en el almuerzo del primer díaTrabajando en uno de los espacios abiertos que había

Hubo una anécdota interesante, también. Resulta que una señora vio en un kiosco a unos asistentes a la conferencia que tenían algo de Python encima. Entonces fue a la escuela de su hijo mayor, de 13 años, lo sacó antes de hora y volvieron a la zona del kiosco (que obviamente, era muy cerca del edificio de la conferencia). Justo pasábamos otros chicos y yo, vieron un pin de Python que llevo en la mochila, y nos preguntaron qué onda. Les contamos de la conferencia, Diego M. les regaló el librito del evento, y listo.

Nosotros pensábamos que terminaba ahí. Nada más lejos.

Al rato volvemos al edificio donde se desarrollaba el evento y vemos que sube a la zona de la conferencia la madre y los dos niños. El pibe de 13 se colgó todo el día yendo de charla en charla, mientras la mamá le hacía el aguante en una zona con sillones. No sólo eso, sino que fueron el sábado y el domingo a la conferencia, y se pasaron todo el finde allí. Notable.

Todas las manos todas

Para cerrar les dejo las fotos que saqué, más esta búsqueda de tuiter que está buena.

Comentarios Imprimir

Intenso fin de año (como siempre)

¿Cómo? ¿Qué el año no está terminando todavía? Bueno... el año termina durante octubre y noviembre, diciembre siempre está perdido (?).

Las últimas semanas fueron intensas, lo cual se traduce en tener mil cosas atrasadas, incluyendo este blog.

Pasaron varias cosas que ameritan un par de lineas.

A principios de octubre fue el cumple de Felu, y siendo el primero con él en la primaria, cambió un poco la dinámica de siempre. Hicimos un salón compartido con otro compañero suyo que cumplía esos días, y obviamente fueron todos los compañeros de grado (y algunos de otros grados!). Luego, hicimos un asado en casa para toda la familia y amigos con niños más grandes.

Siete

A mitad de octubre tuve un viaje de laburo, pero este fue más largo que la típica semana de siempre. Fue de una semana y media, no es tanto, pero se nota al extrañar a la familia. Por suerte los chicos ya están más grandes y se bancan mejor mi ausencia, pero igual sufren un poquito :/. La vez anterior que tuve un viaje de más de una semana fue hace mucho, mucho tiempo. Fue en Holanda, que yo ya conocía... pero fue en La Haya, a donde nunca había ido :). Fotos.

Típica callecita de La HayaCasita en un canal de Amsterdam

Otro tema que me tuvo bastante ocupado hace unas semanas, pero que voy a dedicar otro post, es que armé "una nube en casa". O sea, compré un hardware, le instalé Magicicada, y tengo mi propio server de sincronización de archivos :)

Noviembre viene movidito, también. En un par de semanas está la PyCon Argentina, esta vez en Bahía Blanca. Ya reportaré sobre eso.

Tengo que terminar de armar el reemplazo de mi muy usufructuado WDTV. Me compré una Raspi 3 y le voy a poner Kodi.

También estos días le regalé a mi viejo el regalo de los 70 (que cumplió hace un par de años ya), un vuelo "de bautismo" en una avioneta, que era algo que él siempre quiso hacer. Lo disfrutó un montón, y yo también. Felipe, el tercer pasajero, disfrutó bastante el despegue, el paseo inicial, y el aterrizaje... en el medio se clavó una siesta, el atorrante.

Antes de salir a volar

En fin, pequeñas cosas, grandes cosas, muchas. El día tendría que tener 36 horas (e igual no alcanzaría :/ ).

Comentarios Imprimir

Ni una menos

Hoy es un día histórico. Las mujeres de todo el país y otros países de Latinoamérica salen a las calles para pelear por sus derechos a ser humanos.

Tenía ganas de escribir algo por acá, pero la verdad es que si quieren saber más del tema (mucho mejor escrito y tratado de lo que puedo hacerlo yo) pueden espiar las cuentas de tuiter de Luciana Peker, Paula, Caro, o tantas otras personas que están con este tema mucho (mucho) más que yo.

Pero después me crucé con este post de V que reproduce algo que está tan bueno que tuve ganas de ponerlo acá (parece que es anónimo, no pude averiguar a quien darle créditos...).

¿Y por qué no "Ni uno menos"?

Porque los varones tenemos el privilegio de caminar tranquilos por las calles sin temor a ser piropeados con palabras obscenas y expresiones repulsivas. Se nos evita lo asqueroso de tener a quienes nos apoyen en los transportes públicos o se masturben en las camionetas dedicando su semen a nuestros cuerpos.

Porque nadie critica nuestra forma de vestir ni nos hablan de cuán cortas son nuestras bermudas o nos tratan de "andar calentando genitales" si se nos ve el boxer.

Porque no se nos pasa por la cabeza salir a bailar y terminar violados porque nos pusieron algo en nuestras bebidas, ni tenemos que ubicar a decenas de desubicados durante toda la noche que se piensan que son nuestros dueños y que tenemos que obedecer y ser sumisos.

Porque, al parecer, para la sociedad las bolsas de consorcio no nos quedan tan bien a nosotros como a ellas.

Porque cuando somos chicos nadie nos regala ni escobas ni bebés ni cocinitas de juguete para que "vayamos practicando".

Porque tenemos el privilegio de que mamá nos cocine, nuestras hermanas laven los platos y papá nos invite al sillón a ver cómodamente el partido.

Porque nuestros amigos no nos tienen que avisar si llegaron bien porque ya lo damos por hecho.

Porque tenemos el privilegio de que no se nos critique por acostarnos con cuantas personas querramos (es más, cuantas más sean más capos somos).

Porque las histéricas son ellas.

Porque nosotros somos más inteligentes y hasta cobramos más haciendo el mismo trabajo.

Porque si asciendo en el trabajo es por mi capacidad y no por haberme cogido a nadie.

Porque si no queremos ser papás nos desentendemos, nos borramos y ya fue todo. Ellas quieren abortar porque son asesinas y no se hacen cargo de lo que les corresponde, que es ser madres ante todo. Porque no se cuidaron y a nosotros no nos corresponde esa parte.

Porque soy bien macho y me burlo de las travas, me las cojo y las mato para reafirmar mi masculinidad.

Porque si me gustan los tipos nadie dice que es porque todavía no me cogí una buena concha.

Porque sé más de política y sé manejarme mejor en ese mundo. Porque si ella llega a diputada es porque había que llenar el cupo o ¿adiviná? sí: se acostó con alguno.

Porque yo no cotizo en el mercado de la prostitución tanto como ellas y no tengo miedo a ser secuestrado para terminar en un puterío haciendo con mi cuerpo algo que no quiero. Porque voy al puterío y soy un campeón y ser puta es una deshonra.

Porque si me mando una cagada, con un ramo de flores y unos bombones en el día de la mujer me convierto en un serñor caballeroso, en un hombre de verdad.

Sencillamente: Porque no te das una idea de lo que es ser ellas en un mundo tan desigual como este.

A ver si lo dejamos bien clarito: todavía no hablamos de "ni uno menos" porque estamos llenos de privilegios que deberíamos cuestionarnos una y mil veces antes de hablar de feminazis exageradas antihombres o hablar de "igualismo".Porque el día en que nos empecemos a plantear una nueva masculinidad, dejemos de criar machitos heteronormativos y patriarcales y nos demos el debate que el tema se merece, </em>el día que dejen de matarlas y humillarlas<em>, ahí sí vamos a poder hablar de otra manera.

El machismo nos ataca a todos en general, pero las mata a ellas en particular.

No seas cómplice.

Basta de violencia machista.

Comentarios Imprimir

Comida fácil y sabrosa para el humano moderno

Es tan fácil, y sale tan bien, que este plato es casi como un comodín.

Es tapa de asado al horno.

La tapa de asado es un corte que está al lado del costillar (arriba, adelante) y es más barato que el asado, el vacío, la paleta, etc, y es 100% carne (sin huesos).

No se usa mucho porque como no tiene grasa dentro de la carne, tiende a salir un poco dura. Por otro lado, tiene grasa afuera, que le da un gustito muy rico, pero que al mismo tiempo uno puede sacar totalmente si quiere una preparación bien magra.

La forma de preparar este corte, que recomiendo porque me funciona siempre, es muy sencilla.

Poné papel metalizado en la mesada, y apoyá la tapa de asado arriba. Condimentala de un lado, dala vuelta y condimentala del otro. Yo le pongo sal gruesa, pimienta, y chimichurri deshidratado (directamente, sin hidratarlo previamente), pero podés ponerle lo que quieras: ajo, ají molido, orégano, mostaza (¡queda muy bien!), y muchos etcéteras más; no recomiendo ponerle verduras, porque salen medio "hervidas".

Envolvé la carne condimentada con el papel de aluminio que quedó abajo de la carne, y con otro que le pongas por arriba. Le podés poner más, si te quedaron agujeros: la idea es que no pierda líquido.

Luego, meté la carne envuelta en el horno, en una asadera, y dejala dos o tres horas a fuego bajo. Sí, tarda en cocinarse, pero lo que te lleva a vos son 5 minutos. Es buena idea ponerle un poco de agua a la asadera, para que si se escapan jugos de la carne (¡porque no la envolviste bien!) no se quemen en la asadera y hagan humo o tiren olor.

A mí me gusta acompañar este plato con cebollas al horno. De nuevo, muy fácil, las pelás y cortás en trozos grandes (te podría decir que alrededor de 25-30 cm³, pero quizás es más útil si te digo que las dejes más o menos del tamaño de una nuez grande. Las tirás en una asadera, un poco de aceite por arriba, y listo. Yo las salpimento cuando ya están casi hechas, para que no larguen mucho líquido (de nuevo, condimentar a gusto). Me gusta sacarlas cuando ya se empezaron a quemar, :)

Comentarios Imprimir