Cuatro noches cuatro

Hace rato que no posteo nada. En general es porque de día trabajo y de noche vivo, y cuando vivir implica no estar cerca de la computadora, se me complica.

Así y todo me doy cuenta de que lo disfruto, sino no estaría acá en lugar de terminar de hacer el bolso para irme de vacaciones. Bueno, también estoy escuchando Los Redondos, y con un mail a PyAr sobre Decimal a medio terminar, todo suma, :)

Miércoles: Record

Decimotercera reunión de Python Argentina. Llegamos nuevamente a nuestro record de asistencia, 13 personas (je, igual que el número de reunión). ¡Incluso hasta hubo una mujer! (je, que se escondió para la foto)

/images/uff/530311991_195f2cdc44_o.jpg

Hubieron muchos integrantes nuevos, incluso tuvimos la esperada participación de Nubis, que se vino a vivir de Neuquén a Buenos Aires para poder participar de las reuniones (bueno, también porque quería trabajar en una empresa de acá, pero son detalles).

Realmente estuvo bueno. Con Mariano de escriba pudimos seguir la agenda y todo, así que no sólo vagamos por mil temas sino que discutimos lo que había que discutir y todo.

¿Se viene otra en Marzo? Veremos...

Jueves: Amistad

Organizado de repente, me fui a jugar al pool con Lisandro. Fuimos al Silver (Rivadavia 10887, así la próxima vez que tengo que buscar la dirección, la tengo anotada acá, :p), y jugamos seis partidos (gané cuatro a dos), regados con cerveza y mucha, mucha charla.

Después fuimos a comer una pizza y seguir charlando, hasta que la hora nos enfiló a cada uno para nuestros respectivos hogares.

Cuanto puede querer uno a una persona y no haberse visto por años, raro.

Viernes: Magia

No tengo muchas palabras para describir lo que sucedió el viernes a la noche. Y si siguen mi bitácora reconocerán que es raro que se me complique para expresar algo.

/images/uff/530207864_419625f766_o.jpg

Magia.

Sábado: Rocanrol

Ayer tocó La Percanta, con staff completo: Ariel (guitarra), el Oso (bajo), Kata (batería), Maxi (guitarra) y Pablo (armónica).

/images/uff/530312135_9cb3f6f049_o.jpg

Fue en El Duende, lugar que yo ya conocía por Barbazul. Impresionante.

/images/uff/530208024_d0845d0d54_o.jpg

Rocanrol, desgranando alegría, recorriendo distancias hasta el público que no es normal en una banda: cuando muchas bandas miran superiores de arriba, como estando del otro lado, los chicos de La Percanta tienen una forma de transmitir la energía que hace que la misma vuelva multiplicada.

Ejemplos de esto son las arengas del Oso para que la gente aplauda, o Ariel bajando del escenario para tocar entre la gente.

/images/uff/530312285_7a9276281e_o.jpg

Hicieron temas nuevos, y los clásicos de siempre. Y hubieron invitados, para deleite de todos. Estos pibes disfrutan lo que hacen, se nota.

Además pude comprar finalmente la remera, y recibí un ofrecimiento que a priori rechacé porque es un laburo que nunca hice y no se si podría hacerlo con el poco tiempo que le podría dedicar. Igualmente lo estuve pensando y quizás les podría dar una mano hasta que encuentren a alguien más competente.

Como esperaba, una noche de rocanrol a todo trapo.

Comentarios Imprimir