Fiesta de día...

| Publicado: | Código fuente

...corazón contento, dice una canción de los Visitantes. Este año, la empresa separó las fiestas por Dirección, y la nuestra eligió hacerla de día, en la quinta "El tata", por Del Viso (kilómetro 41.5 de la Panamericana).

Yo llegué a eso de las diez de la mañana, y luego de saludar me fui a la cancha de tenis, donde ya habían cuatro jugando. Esperé mi turno y arranqué jugando también dobles, yo en pareja con un muchacho que no conocía, pero que jugaba bien. Yo jugué horrrrrible, pero ganamos luego de un partido muuuy parejo: 8 a 6 en el tie-break.

/images/uff/530240251_cb6c428f23_o.jpg

Después del partidito estuve un rato charlando con la gente, hasta que arrancamos con la comida: a eso de las 12 empezaron a traer achuras: mollejas, riñoncitos, chorizos, chinchulines, y hasta pedacitos de cordero, y todo estaba espectacular.

Comimos un rato, y luego seguimos paseando un rato, charlando entre todos. Nos queríamos meter en la pileta, pero era justo la una de la tarde y no daba porque el sol estaba muy cruel.

/images/uff/530240307_fa40b3f353_o.jpg

Al rato nos llamaron para comer, y nos fuimos a sentar todos a un salón. Por supuesto, comimos asado, el que estuvo muy bueno, muy bueno. El único problema era que no había vino, :(. Comerse una costillita de cerdo con agua mineral no es lo mismo que con un tinto...

Hubieron sorteos: parlantitos para la PC, discos USB, reproductores de mp3, DVDs, y hasta dos viajes para dos persona cada uno. Pero nadie de mi mesa ganó nada, :(, no tuvimos suerte.

Luego del postre vino un mago, a divertirnos un rato. Estuvo muy piola. Más allá de los típicos juegos de carta, hizo una que estuvo buenísima. Llamó a cuatro personas, que pasaron adelante, y estuvieron jugando un rato con unas pelotitas rojas de gomaespuma. En un momento, se agarraron todos de la mano, y el mago dice "Bueno, el truco de las pelotitas no salió bien, pero fíjense que fue productivo, porque les saqué a todos los relojes". ¡El tipo les había afanado los relojes a todos y nadie se había dado cuenta, no sólo del público, ni siquiera ellos cuatro! Maestro.

Luego de comer, la idea era descansar un rato y meternos a la pileta, y a alguien se le ocurrió decir "Che, ¿por qué no entramos en calor antes, que el agua está fría?". Así que nos fuimos a jugar un fulbito. Como la cancha principal estaba ocupada, pusimos unas sillas a modo de arco, y estuvimos transpirando un rato corriendo atrás del balón.

Después de eso, cuando los que eran más viejos o más panzones se cansaron, sí nos metimos en la pileta, donde seguimos jugando y nadando un rato. Luego salimos, nos secamos un rato al sol, y nos cambiamos.

/images/uff/530240361_0eeb9a2f69_o.jpg

La tarde empezaba a decaer. Abrieron la mesa de dulces, y la gente se amontonó alrededor de ella. Entre tortas y café la gente se empezó a ir, el sol se ocultó, el vientito ayudaba para que el frío se hiciese notar, y me terminé yendo a mi casita.

En resumen, un día espectacular. Sol, deportes, asado, amigos. Groso.

Comentarios Imprimir