Cuidando al usuario

Acabamos de tener una sesión en UDS donde discutimos cómo iba a ver, un usuario que está instalando Ubuntu, que tiene la opción de configurar UbuntuOne.

Queremos que todo el mundo tenga una cuenta UbuntuOne, ya que muchas aplicaciones de escritorio van a tener mejoras a través de este servicio, incluso aunque nunca pagues un peso.

Entonces la discusión es: armamos un servicio, agregamos funcionalidad, gratis, y queremos que la gente al instalar Ubuntu se configure una cuenta, para que su experiencia sea mejor.

¿Cómo lo hacemos? En cualquier otra compañía, habría venido la gente de Marketing y habría dicho "hay que hacerlo así y así". Esto es un diferencial de cómo hacemos las cosas en Canonical, de la cual estoy muy contento: estuvimos durante una hora, más de treinta personas (algunas trabajan en la empresa, otras no, todas cuidando tener un mejor Ubuntu), discutiendo cual sería la manera menos intrusiva de ofrecerle la opción al usuario.

Por ejemplo, la manera más fácil de hacerlo es poner un icono en el escritorio del usuario. ¡Pero no queremos eso! A ninguno de nosotros nos gustaría que el proceso de instalación nos deje "cosas" en nuestro entorno, y como no nos gusta que nos lo hagan a nosotros, tampoco se lo haríamos al usuario...

Parece fácil de "pensarlo", ¿no? Bueno, no. Hay que encontrar un equilibrio entre ser visible y no, y hay muchas variables que uno no tiende a considerar. Y este tipo de sesiones, donde gente de la comunidad y la empresa con experiencia en la interacción con el usuario durante el proceso de instalación piensan juntos, es la mejor manera de lograr un mejor producto a futuro.

Comentarios Imprimir

Call For Charlas, PyCon Argentina 2009

PyAr, el grupo de usuarios de Python de Argentina invita a toda la comunidad de usuarios de Python y de Software Libre en general a proponer presentaciones y charlas para la Primera Conferencia Argentina de Python, a realizarse en Buenos Aires los días 4 y 5 de Septiembre de 2009.

En este evento nos juntaremos desarrolladores y programadores tanto principiantes como avanzados; bloggers, autores y diseñadores web; gerentes, administradores y emprendedores; científicos, ingenieros, curiosos y todo aquel que tenga ganas de acercarse a la comunidad Python en Argentina.

Agradecemos la contribución de todos en la difusión de este llamado y del evento en si mediante los banners diseñados para tal fin y que se encuentran aquí.

Las charlas deben ser ingresadas para su aprobación aquí. La fecha límite de envío de charlas es el Lunes 29 de Junio inclusive. En caso de consultas o inconvenientes, envianos un mail.

Más info, acá.

Comentarios Imprimir

AllHands 2009

AllHands, en castellano Todas las manos, es la reunión anual de Canonical donde participa toda la empresa.

Básicamente nos juntamos todos (en este momento alrededor de 280 empleados) en algún punto del planeta (en esta ocasión, Barcelona), y estamos juntos en un montón de actividades durante tres días y medio.

Estas actividades son de distintos tipos: durante el día lo principal son las conferencias de diversos temas (más sobre esto abajo), pero también hay mucha parte social, especialmente a la noche.

Como ejemplo de esto, el martes a la tarde hubo una cena que daba comienzo al evento, al aire libre, con muchos tipos de comida que uno iba sirviéndose y comiendo parado (habían algunas mesas, también, desparramadas por ahí). También había todo tipo de bebidas, obviamente todo invitación de la empresa. A este evento cada uno tenía que llevar algo del país origen (no se pierdan las fotos), y luego se elegían dos ganadores a la mejor producción.

Quiero aprovechar la ocasión para mostrarles la siguiente foto, ya que el otro día me preguntaban cómo era trabajar con un jefe que vive en Holanda cuando uno trabaja en Buenos Aires, y sí todos somos medio raros o hay gente más normal...

Mi jefe y la jefa de mi jefe

El hotel La Mola, en el que estuvimos, estuvo muy bueno en muchos sentidos, pero todavía no puedo creer lo mal que estaba diseñado el baño: había un inodoro en un cuartito totalmente cerrado, con el ancho del inodoro mismo, que no recomendaría a un claustrofóbico, una ducha en una caja de vidrios verdes casi opacos, y una pileta en el medio. Las dos "cajas" tenían su correspondiente puerta, pero no el baño en general. Encima, la puerta de la ducha estaba en linea con la puerta de la habitación... o sea que si vos te estás bañando, te das cuenta que te dejaste el shampoo afuera, abris la puerta de la ducha y justo tu compañero entra a la habitación, te puede suceder que la gente que pasa por el pasillo te salude alegremente, :p

Las charlas estuvieron muy bien, algunas muy interesantes, otras no tanto, pero en general fue como una conferencia con buen nivel. Hubieron varias cosas interesantes, como Planning Poker, una forma muy piola de estimar tiempos de proyectos, o una discusión de qué íbamos a hacer con Python 2 y 3 en las próximas versiones de Ubuntu. Yo presenté Understanding Unicode, y con John, Lucio y Guillo, mostramos Chicharra (el cliente del servicio Ubuntu One, que salió beta hace poquito.... pero más sobre esto en otro post).

También, al ser una reunión de toda la empresa, los directores de las distintas áreas nos fueron contando en qué estaba la empresa, qué se hizo en el último año, etc. Esta info uno la va recibiendo durante el resto del año, pero cuando sucede, por partes, entonces está muy bueno ver un resumen de todo.

Luego, la cena, y el Canonical Jam, donde mis compañeritos de empresa hacen música entre todos, alternando los intérpretes de los instrumentos, tocando clásicos para que la gente cante, todo muy groso (¡vean las fotos!).

Rocanrol

Ahora, el fin de semana, a pasear y descansar un poco, antes de otra semana de duro trabajo!

Comentarios Imprimir

Visión

No acostumbraba bajar hasta el hotel más que lo necesario; prefería incluso ir al pueblo.

Cuando bajaba al centro de esa pequeña comunidad para algún trámite, o comprar las vituallas necesarias, se encontraba con gente, sí, pero normalmente gente invisible, gente que no le interesaba meterse con el otro, y aunque no se puede decir que ella lo disfrutaba, al menos se le hacía soportable.

Bajar al hotel, sin embargo, era entrar en contacto con gente en vacaciones, gente que sí quería estar con otra gente, y que tenían muchas veces el desagradable hábito de intentar hablarle. Pero así como le disgustaba, lo hacía porque era uno de los pocos clientes regulares de la zona (no muchos edificios tenían calderas grandes por allí), y ella valoraba eso en función de que le permitía, a su vez, permanecer alejada y ermitaña en su pedazo de mundo.

Ella se había recluido en esa cabaña en lo alto de la montaña por una clara aversión a la gente. Que su aversión fuese generada por el rechazo de la gente hacia su persona (o, a decir verdad, a su modo de vida) no lo hacía más fácil. Había entrado en su adolescencia en un círculo vicioso donde quería estar sola, y el resto de las personas la excluían justamente por eso, y luego le había sido imposible que nadie le interesara lo suficiente como para abandonar su soledad.

Ese otoño algo cambió. Ella había bajado hasta el hotel para la revisión de rutina de la caldera, previa al encendido de la misma, ya que luego no se apagaría hasta terminado el invierno. Normalmente, si era necesario, se podría apagar y hacer alguna reparación en las semanas más crudas del invierno donde el hotel se cierra porque el clima es demasiado malo, pero siempre trataba de prever las suficientes reparaciones como para no tener que hacerlo en esas circunstancias especiales, y en los últimos diez años había podido evitarlo.

Entró al hotel como tantas otras veces, tratando de evitar la poca gente que había por no ser temporada todavía, y con la confianza de tanto tiempo se encaminó directamente a la oficina del encargado de mantenimiento.

Al cruzar la entrada a un pasillo la vio, en el medio del mismo, contra uno de los espejos en la pared, acomodándose la ropa de recepcionista del hotel. Se notaba que era la primera vez que la usaba, porque se paraba recta frente al espejo, y se iba haciendo pequeños ajustes en el calce de la ropa. Tiraba un poco de la solapa, un poco del faldón del saco, se acomodaba un poco el pantalón, corregía la posición de la gorra. Incluso, sintiéndose sola, acomodó sus pechos, levantándolos con la mano por abajo de la ropa. Se notaba que disfrutaba el llegar a la perfección en la vestimenta, ensimismada ella y su espejo, manteniendo una sonrisa de satisfacción por el resultado.

La descubrió cruzando la boca del pasillo, y hubiera pasado de largo de haber podido, pero se quedó prendada de esa imagen, de esos pequeños movimientos que se sucedían como en cámara lenta, de esa sonrisa. Ni siquiera atinó a esconderse, se quedó en la mitad del cruce de pasillos, congelada sobre sus pasos, viéndola, mirándola.

Pudo comenzar a moverse, retomando el camino hacia la oficina de Mantenimiento, pero no se la pudo sacar de la cabeza. No la volvió a ver cuando hizo algunas reparaciones en el hotel ese día, ni cuando emprendió el regreso a su casa. Pero la siguió viendo todos los días soñando despierta, esperando su regreso al hotel el próximo jueves, para las reparaciones más serias.

Comentarios Imprimir

Jerarquía de "extrañeza"

Estoy leyendo el tercer libro de una saga que es, al menos, interesante. Comienza por Ender's game, sigue por Speaker for the Dead, y el tercero es Xenocide (Lucio me dice que luego de estos tres la calidad cae notablemente). Están escritos por Orson Scott Card.

Como hablaba el otro día con no me acuerdo quien, estos libros podrían estar mejor escritos, sí, pero igualmente hay muchos conceptos interesantes, muchas cosas que te dejan pensando y están buenas para analizar.

Lo siguiente es un ejemplo de esto. Tomado del segundo libro, en inglés es Hierarchy of Foreigness, siendo esta última palabra muy difícil de traducir al castellano (o yo no encontré otra mejor que extrañeza).

Este concepto describe cuatro modos en los cuales otro ser puede ser "extraño" a nosotros, utilizando para ello palabras cuya etimología proviene de lenguajes nórdicos:

  • Utlanning: Aquellos reconocidos como humanos, pero de otra ciudad o país
  • Framlings: También humanos, pero de otro planeta, sustancialmente distintos a nosotros.
  • Raman: Estos se consideran también humanos, pero de otra especie que la nuestra; tan distintos a nosotros que es difícil entender sus ideas y conceptos.
  • Varelse: Verdaderos extraños con los cuales no hay conversación posible (aquí se incluye a los animales); pueden ser inteligentes, pueden ser conscientes de si mismos, pero no tenemos forma de saberlo.
Comentarios Imprimir