La Organización

| Publicado: | Código fuente

Darío Ganduxer se sentó en su sillón preferido de la sala de reuniones. En lugar de ser la típica habitación de mesa ovalada, inmensa y rodeada de sillas, este salón poseía una gran mesa con sillas en un extremo pero además del otro lado había sillones, divanes, e incluso algunos almohadones sobre el piso alfombrado. Realmente se percibía un clima distinto.

Cerró los ojos y se recostó. Los miembros de la junta vendrían de un momento a otro y él quería estar tranquilo. Sin embargo su mente saltaba como con voluntad propia por los hechos sucedidos en las últimas semanas.

(`sigue acá <http://www.taniquetil.com.ar/facundo/hr/hr.html#9>`_)

Comentarios Imprimir