2007, un nuevo año

| Publicado: | Código fuente

¡Que semanas moviditas! Aunque esté de acuerdo con Mariano en este post, es siempre difícil evitar que la segunda mitad de Diciembre sea aceleradísima.

Para cerrarlo, el último finde estuvimos de aquí para allá. Algunos flash de esos días...

El sábado a la noche, que pintaba tranquilo en casa, recibí un SMS de mi primo contándome que tocaba La Percanta en el Bar de Luisa. Era una oferta que no podía rechazar (miento, ya había recibido ofertas similares en los últimos meses y no había podido ir), así que pasada la medianoche estábamos con Mónica cerca de Lugano, en el barrio Sarmiento.

Como siempre (aunque no pude quedarme hasta que terminen porque era tardísimo), La Percanta es un buen espectáculo

La Percanta

El 31 a la noche nos quedamos en casa. Vino la familia de Mónica, y Kike y Fabi (más las nenas, obvio). Estuvo muy bien, nos super divertimos toda la noche, que incluyó mucha comida, mucha bebida, pool, ping pong, rocanrol, y hasta la rara costumbre de brindar arriba de las sillas en el momento de cambio de año:

/images/uff/540805529_05d3b79b0a_o.jpg

El primero de enero, como siempre, en casa de Papá. Hice el asado, y se pueden imaginar lo que transpiré, al lado de la parrilla, al sol, con 40 grados de sensación térmica. Mi viejo y Gustavo me ayudaron, y el asado salió riquísimo.

A la tarde se armó el Clásico de Año Nuevo, el partido de tute cabrero de la familia. Perdí tan mal, tan mal, que todos estaban sorprendidos, :(

/images/uff/540696842_308324b9b8_o.jpg

Año nuevo, vida nueva un carajo: la misma vida que el año anterior, que viene muy bien, muy bien.

Comentarios Imprimir