Saliendo a jugar

| Publicado: | Código fuente

Acá comenté como habíamos arrancado PyWeek 3, vean el post para la primer parte del relato e info genera de qué es eso. Ahora termino la épica historia.

Durante la semana, no pude hacer mucho, que es un eufemismo para dar entender que no tuve ni mierda de tiempo de hacer un carajo. Pero me reservé la noche del viernes porque nos volvíamos a juntar en lo de Leito.

Así que el viernes, después del trabajo, partí para su casa, bien cargado de ceros y unos para alocar nuestros bits.

Llegué primero, pero al rato ya estábamos todos lo que éramos. Luego de las configuraciones de red de rigor, nos pusimos a seguir trabajando. Discutimos lo que correspondía luego de la semana, y más o menos nos dividimos las tareas. Como la parte que yo había comenzado el fin de semana anterior la había terminado, y en la semana no había hecho nada, me busqué una tarea.

La encontré fácil: debía con Nubis diseñar diez niveles en sus distintas facetas (tipo de público, elemento a desaparecer, historia de entrada, historia de salida cuando ganás y de cuando perdés, y hechizo). A priori iban a ser diez temas por separado, pero nuestras retorcidas mentes dieron con una historia que hacía fluir los diez capítulos.

Luego de tan ardua tarea, ya eran casi las dos de la mañana, así que boludeé un rato y ya me vine para casita. Al otro día luego de una mañana de compras, me puse también con el juego. Ya no físicamente con los chicos, sino en casa, coordinando por IM y/o chat.

Estuve más que nada buscando detalles que construir o solucionar, y previo permiso de alguien que estuviese físicamente reunido en lo de Leito, lo hacía. Algunas tareas eran de dos minutos, otras de treinta, y así se fue el resto de la tarde.

La hora límite eran las 21 de Argentina, pero nosotros nos pusimos las 8 como momento para dejar de incorporar cambios. Los últimos momentos tuvieron bastante adrenalina, porque el tiempo se acababa, sabíamos que cada cambio iba apenas a ser probado, y nuestros cerebros ya estaban quemados.

Yo corté alrededor de esa hora, sí, aunque los chicos siguieron unos veinte minutos. Hice un svn commit, y al toque le avisé a Lucio que retiraba mis manos del teclado, :). En esos momentos, Moni se venía con una espectacular picada para comer y ver una peli, ¡es genial!

Los chicos terminaron de armar el paquete con el juego, y lo subieron al sitio.

/images/uff/533412941_e39d3aff40_o.jpg

Entre participantes individuales y por equipos, se subieron 30 juegos antes de la hora límite. Tuvimos dos semanas para evaluar los juegos (los juegos se evalúan por los participantes del concurso, no por el público en general). Las evaluaciones corren por tres carriles:

  • Diversión: si el juego era divertido de jugar, si uno lo jugaría más de una vez.
  • Innovación: si el juego tenía algo nuevo en términos de tema, tipo de juego, etc.
  • Producción: gráficos, sonido y música, y que estos elementos estén balanceados.

En cada punto, se votaba del 1 al 5. También se podía indicar si el juego debía ser descalificado porque violaba algunas de las reglas de la competencia.

La cuestión es que al fin de semana siguiente me bajé tooooooodos los juegos, y los jugué (o intenté jugar) intentando evaluar estos parámetros. Y los voté, uno por uno. La mayoría de los participantes hizo lo mismo, y el sábado pasado caducó el plazo de las votaciones, y se eligieron los ganadores, un ganador por equipos y uno individual.

¡Y ganamos!

Siiiii, salimos primeros en la competencia por equipos, :D. Como pueden ver en los resultados, sacamos un 3.5 en diversión, un 3.5 en innovación, y un 4.5 en producción. En promedio, 3.9 puntos.

Y el equipo de Python de Córdoba salió tercero, ¡felicitaciones para ellos también! Realmente demostramos que PyAr está para cosas grandes, :D

Pueden bajar el juego de acá. Para probarlo, tienen que tener Python instalado (lo pueden bajar de acá) y PyGame (de acá).

Juéguenlo y me cuentan, :)

Comentarios Imprimir