Películas, catching up

Al fin una buena temporada donde vi muchas pelis...

  • A Nightmare on Elm Street: -0. Dentro de todo zafa, pero no tiene vueltas la historia, y es todo muy repetitivo y predecible.
  • Che: +1. Más allá que la historia es conocida, está muy, pero MUY bien filmada, y contada. Imperdible.
  • Cop out: +0. Para ser una de "polis que se llevan bien/mal en tono de comedia", es bastante rescatable.
  • From Paris with love: +1. Típica de superagentes contra el mal, pero divertida y bien hecha (y muy violenta, como deben ser estas pelis).
  • Hot tub time machine: -0. Tiene sus momentos bastantes divertidos, pero no vale la pena como peli en general. A menos que estén muy al pedo...
  • Pirate radio: +0. Buenas historias, divertidas actuaciones, algunos temas interesantes... imperdible musicalización.
  • Prince of Persia: The Sands of Time: +0. Película de acción, de las berretas; por ejemplo, el tipo después de estar toda la película en el desierto, tiene el pelo sin arena...
  • Robin Hood: +1. Muy buena versión, que no cae en contar lo mismo de siempre, y arma una historia muy interesante.
  • Salt: +0. Parecida a 'From Paris with love' en su concepto (espías, el bien y el mal, violencia), pero un escalón abajo.
  • The Dark Knight rises: +1. No es la mejor Batman, y tiene una de las peores actuaciones de "me estoy muriendo, me morí", pero la peli en general está buena.
  • The imaginarium of Doctor Parnassus: +1. Muy difícil de describir... es una peli muy loca, pero muy interesante.
  • The raven: +1. Una historia alternativa sobre los últimos días de Edgard Allan Poe, convertido en un thriller macabro de suspenso, bastante bien hecho.
  • Tinker tailor soldier spy: -0. Muy enroscado todo al principio para disolverse en un final que no me pareció demasiado interesante... pero si te gustan las películas de espías (a nivel de inteligencia y contrainteligencia), adelante.
  • Toy story 3: -0. Más de lo mismo.
  • Wall Street: Money never sleeps: +1. Recontra interesante cómo explican la timba financiera en USA, tomando como ejemplo (real) el debacle que sufrieron de las hipotecas. ¡Para verla hasta entenderla! ;)
  • When you're strange: +1. Muy bien contada la historia de los Doors, muy bien mezclada con la música. Imperdible si te gusta la banda.

Obviamente, hay una buena tanda de nuevas anotadas:

Finalmente, el conteo de pendientes por fecha:

(24-Sep-2008)   15   6
(21-Ene-2009)   18  18  12   1   1
(09-May-2009)   13  11  10   5
(15-Oct-2009)   17  16  15  14
(01-Mar-2010)   18  18  18  18  16   4
(12-Sep-2010)   19  18  18  18  18  18
(14-Dic-2010)   13  13  13  13  12  12
(13-Abr-2011)       23  23  23  23  23
(09-Ago-2011)           12  12  11  11
(06-Ene-2012)               21  21  18
(27-Jul-2012)                   15  15
(26-Nov-2012)                       12
Total:         113 123 121 125 117 113
Comentarios Imprimir

Noviembre complicado

El mes pasado les decía que la agenda venía complicada, que cerrar el año no iba a ser descansado, etc...

A fines de Octubre me fui para Venezuela con la familia. ¿La excusa? Fui invitado a dar un par de charlas en la primer PyConVe, y también una charla en una "mañana Python" en la ciudad de Mérida, así que aproveché y llevé a Moni y Felu para convertir el resto de los días en vacaciones :)

La verdad es que estuvo todo muy lindo (más allá de los viajes, como ya comenté por acá). Llegamos a Caracas, y al toque nos fuimos para Mérida, donde fuimos recibidos por Francisco Palm (organizador de la jornada allí, donde di "Python en el mundo real") quien nos alojó en su casa.

Francisco y yo

Estuvimos allí un par de días, y la verdad que la pasamos genial. La familia de Francisco nos hizo sentir muy bienvenidos, y la hijita menor (Abril, cuatro años) se llevó muy bien con Felipe así que nos divertimos bastante, y descansamos un montón. Aquí hay algunas fotos de esos días.

Luego volvimos a Caracas. El primer día de la conferencia decidí no asistir y con la familia hicimos un paseo muy interesante subiendo a un teleférico y visitando un pueblito de montaña. Al otro día sí fui a la conferencia a la mañana, donde di la charla de "Python más rápido que C". Por la tarde me volví a escapar, ya que acompañé a Moni y a Felu al aeropuerto, que ya se volvían para casa.

Esperando para subir al teleférico

El sábado fue el día más fuerte mío en la conferencia, ya que abrí y cerré el día. No era la idea, tampoco, pero faltó un disertante a la mañana, y ya había gente, así que aproveché y pre-estrené (juiiira de programa!) mi charla que ya tenía preparada para PyCon Argentina. El cierre fue con la clásica "Entendiendo Unicode", :)

La verdad es que la pasé muy bien en Venezuela, charlé con muchísima gente, y siempre me sentí muy bien. Gracias a Fermín, Francisco y al resto de los colaboradores por toda la buena onda. Acá están las fotos de la parte de Caracas.

Yo llegué a Argentina el lunes a la mañana, con la mala noticia de que me habían perdido la valija, :(. Me fue a buscar mi viejo, y me quedé en su casa todo el día. A la tarde vinieron Moni y Felu y cenamos en lo de mi mamá. Del martes a viernes hice casi vida normal... trabajando, pero también haciendo doble tenis y doble natación (para recuperar la semana anterior), y tratando de cerrar otros temas varios (por ejemplo, recuperar mi valija: me la trajeron el martes a casa).

Y fue todo así como muy ocupado porque el sábado al mediodía ya me rajé de nuevo... esta vez sólo, y por laburo, ya que había reunión general de Onlines Services en Londres. La verdad es que entre el trabajo y algunas salidas a la noche, la semana se me pasó volando. Fui un par de veces a comprar ropa, un par a cenar con compañeros, y la salida formal de todo el equipo, que fue en Venturi's Table donde volvimos a cocinar entre todos (esta vez no pizza, sino platos elaborados!). Obviamente, siempre que paseábamos por ahí, no perdíamos oportunidad de tomarnos alguna cervecita en un pub londinense...

Pub

La salida más atípica fue claramente cuando fuimos una noche a un lugar donde cenamos completamente a oscuras! Esto fue en Dans Le Noir, un lugar totalmente dedicado a que te den de morfar sin que veas ni la punta de tu nariz. Fuimos varios, todos de confianza y hablando castellano, y nos reímos muchísimo, la pasamos muy bien. La experiencia de estar 100% a oscuras ya es interesante per se, pero si a eso le agregás tener que comer (¡y podés pedir platos sorpresa, así que no sabés qué te van a traer!) y beber, es recomendable.

Quizás la semana se hizo corta también porque el viernes a la tarde ya estaba emprendiendo el regreso. Fue todo muy apurado, pero salió bien: llegué a las diez y media de la mañana del sábado a aeroparque, y luego de hacer todos los trámites para salir del mismo (con valija y todo!) me tomé un taxi a casa. Medio acomodé todo, me pegué un baño, y luego de estar un ratito con la familia, agarré el auto y me fui para Quilmes.

El apuro era porque se estaba desarrollando la PyCon Argentina 2012, a la cual no pude asistir completamente por obvias razones, :(. Pero tenía que dar dos charlas, así que era ir o ir. Llegué, di mi charla estreno de "Bindings, mutable default arguments, y otros quilom... detalles", luego me metí en la charla de Brett Cannon sobre cómo funciona el import de Python, al toque di yo otra charla (nuevamente "Entendiendo Unicode"), y luego asistí a "Inferencias de tipos en Python", de Claudio Freire.

Import Python

La verdad, sólo estuve una tarde en la conferencia, pero la aproveché al máximo. Luego de un break vinieron las lightning talks, y finalmente la charla de cierre del evento, a cargo de Roberto Alsina: "Python 2 debe morir". Luego fotos, sorteo, y huida al parque cervecero de Quilmes a cerrar el día haciendo sociales.

En fin... un noviembre a full, y eso que recién pasamos la mitad. Pero ahora viene todo un poco más tranquilo... por una semanita o así, que ya arrancan las jodas de despedida del año, tengo muchas clases de tenis atrasadas, y mil cosas que hacer en casa. Pero vieron como es el refrán, calavera con gusto no pica ;).

Comentarios Imprimir

Omnívoro feroz

Es de esa manera que muchas veces describo a Felipe. Y es que una característica del mismo que nos ha sorprendido bastante a Moni y a mí, es que le entra a cualquier tipo de comidas.

Mientras muchos otros niños se niegan a comer cosas más o menos saludables, o se niegan a comer, directamente. Felu no le hace asco a nada. Sí, obviamente, no come de todo todo el tiempo, e incluso a veces no quiere almorzar o no quiere cenar, etc. Pero luego compensa, y la verdad es que no nos preocupa... sí, a veces come poco, pero a veces come más que Moni o yo mismo.

Y cuando come, come. Mientras otros chicos no comen verduras, Felu le entra a los rabanitos crudos como si fueran caramelos, ama el tomate, come pepino con locura, y hasta lechuga más o menos condimentada (que es complicada de comer, porque se te pega en el paladar).

Mientras otros niños o adultos no comen proteína animal, a Felu le encanta la carne. Y come hamburguesas caseras (que son "fáciles" de comer), o bondiola de chancho hecha la parrila, o "carnecita rica" como el otro día le decía a una entrañita que le había hecho en el hornito eléctrico. Y mientras algunos son "delicados" para comer, Felu te ataca un hueso de pollo como perro hambriento, o te come morcilla sin movérsele un pelo (mientras conozco a muchos adultos que les da asquito).

Me acordaba de todo esto sentado en el avión, en el vuelo de Rio de Janeiro a Caracas, mientras almorzaba la típica comida de avión que no es "pollo" ni "pasta": un estofado con arroz y alguna verdura. En ese caso no estaba nada mal, el estofado incluso tenía como una o dos rodajtas de champignon y todo. El punto es que la verdura era brócoli, que yo antes no comía.

En general, en mi vida, no recuerdo demasiadas cosas que no me meta en la boca (bromas sexuales aparte). No me gusta el coliflor, por ejemplo. La remolacha me parece algo sin sentido y tampoco la elijo nunca. El repollo me sabe a telgopor, pero si está en un puchero o en una ensalada le entro sin problema. Recuerdo que de chico no me gustaba la cebolla, pero eso era más la textura que el sabor: mi vieja hacía pizza de cebolla, yo le sacaba la cebolla de arriba, y comía la masa con el gustito bárbaro que le dejaba.

Y hasta hace un tiempo, no te comía brócoli. No me gustaba. O mejor dicho, de las veces que lo había probado, ni fú ni fá, más menos que más. Pero Lucio me hizo probar varia veces pastas con brócoli. Y Lucio sabe cocinar bien, pero además las pastas le salen particularmente bien, y me hizo que le agarre gustito al brócoli.

Y esa vez en el avión, le entraba al brócoli hervidito con un poco de sal y pimienta, y estaba buenísimo.

Comentarios Imprimir