Viernes y sábado, charlas

El viernes Lucio y yo tenemos una cita en el ITBA para dar nuevamente nuestra charla "Python más rápido que C", invitados especialmente en el marco de charlas que se dan periódicamente en tal establecimiento.

El sábado, sin embargo, ¡hay conferencia todo el día! Nos convoca el Ciclo de Charlas Unlux 2007, "Conectando puntos", en la Universidad de Luján, auspiciado por Python Argentina, :)

http://farm4.static.flickr.com/3120/3257983146_2195f9c9f3_o.jpg

Es un día completo de charlas de todo tipo, donde Python tiene varios espacios asignados (miren el cronograma), como nos tienen bien acostumbradas las últimas conferencias de Software Libre.

Allí daremos nuevamente la charla antedicha. Pero también daré nuevamente mi "Introducción a Python", con algunas pequeñas modificaciones resultantes de comentarios luego de la presentación en CaFeConf 07.

Pueden encontrar ambas charlas aquí. Tengan en cuenta que pueden browsear esos directorios con el navegador, pero también pueden hacer un branch anónimo con Bazaar (si no entendieron nada después de la última coma, descártenlo y usen el browser para entrar en esa dirección :) ).

Por otro lado, estoy preparando una sorpresita para Luján, veamos si puedo llegar :)

Comentarios Imprimir

Jugando con la red

Hace rato que venía manejándome diariamente con túneles SSH (o puentes, llamados por algunos). Pero esta semana aprendí un par de cosas más.

Túnel local

Un túnel SSH, de la manera que yo lo hacía, me permitía llegar a un destino específico a través de otra máquina. Esto lo hacía porque no podía llegar directamente a ese destino específico, pero sí a la máquina intermedia.

Por ejemplo, en el laburo, cuando no tengo trabajo, entro al canal de PyAr en IRC (#pyar en Freenode). Pero si yo quiero alcanzar el puerto 6667 del servidor irc.freenode.org desde el trabajo, no puedo. Pero sí puedo llegar a mi casa con SSH. Entonces hago un puente como el siguiente:

ssh -L 4567:irc.freenode.org:6667 lamaquinademicasa.net

Entonces, el SSH desde la PC del laburo se conecta a la máquina de mi casa (previa autenticación mía). Luego apunto al programita de chat para que se comunique con la PC del laburo, al puerto 4567, y automágicamente termina llegando a irc.freenode.org al puerto indicado, y voilá.

Túnel dinámico

En la máquina del laburo tengo un VirtualBox con un Ubuntu instalado adentro. Si yo quiero navegar desde ahí, sin salir por el proxy del laburo, tenía que hacer también un puente SSH. Pero en el caso anterior el destino es fijo, y uno cuando navega en Internet quiere acceder a muchos destinos... ¿cómo se hace? Solución: un túnel dinámico!

ssh -D 4567 lamaquinademicasa.net

Luego agarro el navegador, y lo configuro como que tengo instalado un proxy tipo SOCKS en la PC del laburo, en el puerto 4567. Y listo, funciona perfecto.

It's the proxy, stupid!

Pero luego quise utilizar una herramienta a la que no se le puede configurar el proxy SOCKS (el Synaptic...), ¿cómo podía hacer?

Ahí encontré el programita tsocks (tienen una linda explicación en castellano aquí). Lo instalé, lo configuré, y luego ejecuté Synaptic de la siguiente forma:

sudo tsocks synaptic

(el sudo es porque Synaptic tiene que levantar con permisos de superusuario)

Y listo! :)

Comentarios Imprimir

Welcome back

Este fin de semana tuve la suerte de ver algo de tenis, con Nalbandián como protagonista.

El viernes le ganó en dos sets a Nadal, #2 del mundo. El sábado le ganó en dos sets a Djokovic, #3 del mundo. Y el domingo jugó la final con Federer, #1 del mundo, y posiblemente número uno de todos los tiempos. Y luego de perder el primer set, le ganó los otros dos y se llevó el título.

Este es un Nalbandian que hace rato no veíamos, ojalá que haya vuelto para quedarse.

Comentarios Imprimir

La Pasión de Cristo

Antes de ayer vi La Pasión de Cristo, de Mel Gibson.

Atención: Lo siguiente es un spoiler, si te interesa ver la peli sin conocimiento previo, no sigas...

La película no me gustó. Es lenta, aburrida por partes. Y tiene un giro sobrenatural que creo que no tiene nada que ver (más allá de las visiones de Cristo, el pelado ese gritando al final... no, nada que ver).

Anyway, el actor que personifica a Cristo, James Caveziel, está muy bien en su papel, muy bien. La verdad, no lo tenía (actua en varias películas conocidas, pero nunca le presté atención). Y María Magdalena es Mónica Bellucci (aplausos, por favor).

A nivel de Cristo y su pasión... lo podemos tomar de dos maneras.

Una es que el tipo tenía algún problema mental, veía cosas, oía cosas, y se creía algo que no era.

La otra es que era un enviado de Dios.

En cualquier caso, se metió en un problema político del que no supo/quiso salir, y lo hicieron pelota por eso.

Punto. Eso es todo, amigos. Ahí termina la historia, ¿no?

Nop. De ahí para adelante, ¿cómo se formó la Iglesia Católica? ¿En qué momento eso se transformó en una entidad política y económica que retrasó la ciencia mil años, que dirigió la masacre de los europeos en América, y que avala implícitamente a personajes como Von Wernich?

Esa es una historia que me gustaría conocer.

Comentarios Imprimir

Tres Cientos

Corría el año 2002, y yo tenía por delante un largo viaje a Italia, de unos tres meses y medio, para la segunda etapa del Master en Ingeniería de la Innovación, que hice ese año en la Universidad de Bologna.

Se presentaba ante mí una dificultad operativa: no quería tener que estar pendiente de comunicar a familia, amigos y allegados, uno por uno, cómo iba el viaje, cómo estaba yo, el estudio, Italia, etc.

Entonces decidí que la mejor solución era montar la información en algún lado, y dejar que todos aquellos que quisieran levanten la info de allí. ¡Un blog!, pensarán ustedes, pero en esa época el concepto no era tan conocido y no habían herramientas tan populares como hoy en día.

Mi solución, precaria pero efectiva, fue de armar los HTMLs a mano. Sí, mis queridos y postmodernistas lectores: en una época nos ensuciábamos los dedos así, :p. Ok, usaba el Mozilla Composer, pero si alguna vez lo probaron, era casi como armar el HTML con el Vi. Mi sitio tenía entonces una página principal con las noticias más recientes, algunos links de interés, frase de la semana, etcétera.

Habían otras páginas secundarias, como una con un montón de enlaces que yo usaba a nivel de "bookmark en la red", y otra con archivos de distintos tipos para descargarse. Pero la más importante de estas páginas secundarias era la de Anotaciones anteriores: cada vez que yo ponía texto nuevo en la página principal, movía a mano lo que allí había a esta sección histórica. Páginas, archivos, y etcéteras estaban en un hosting de esos gratis que se conseguían por aquellos tiempos (no me acuerdo cual, pero creo que si tenía propaganda, no molestaba). Lo peor es que no me acuerdo en qué dirección estaba colgada en esa época... :(

Fue una excelente experiencia, pero el master terminó, y volví a la Argentina. Ese principio de blog, ya llamado Bitácora de Vuelo, no tuvo mucha más razón de ser, así que lo congelé.

El tiempo pasó, y un día estaba en el Laboratorio de Electrónica de la facultad, en otra vida mía en la que era profesor de Hardware de PC, y necesitaba un dato que sabía que estaba en esa bitácora que había construido un par de años atrás. Busqué en internet, y la encontré, pero por algún motivo y percance del hosting gratis, ya no estaba disponible. Sin embargo, en el caché de Google había algo, y en la máquina del tiempo de Internet habían otras partes.

Más allá del dato que necesitaba, me colgué leyendo lo que había escrito en su momento, y lo disfruté de tal manera que pensé que estaría muy bueno, dentro de algunos años, poder leer lo que estaba haciendo en ese momento. Así que decidí que iba a tener un blog, hecho y derecho.

Luego de algunos experimentos con distintos Administradores de Contenidos, y aprovechando que habían surgido una camada de hostings baratos que ofrecían mucha funcionalidad, terminé levantando una nueva Bitácora de Vuelo. Usé Dattatec como hosting (aunque luego de una primera etapa correcta, el servició cayo a niveles insostenibles y me fui a Hoztear, donde estoy ahora).

Sí me quedé con el Content Management System que utilicé de entrada, aunque en esa época se llamaba Plog y luego cambió al actual LifeType (por un problema en el nombre, que estaba registrado por otra gente). Sí fui actualizando el software, en función de que salían nuevas versiones, e incluso tiene muchas customizaciones a mano, detalles que uno le toca porque quiere distinto, o mejoras que le agrego (la magia del software libre). Todo este "viaje" de hostings y administradores de contenidos siempre lo hice acompañado de Mariano, que fue recorriendo estos pasos de la misma manera que yo con su blog (que nació por la misma época), con lo cual íbamos realimentándonos de experiencias, pruebas, y resultados: invaluable.

En este camino muchas cosas fueron cambiando de forma, detalles que le agregaba al blog, como por ejemplo el sistema de autenticación para eliminar el spam cuando ponen comentarios, el enlace para imprimir en la que la página se ve linda para usar eficientemente el papel, etcétera. Otro detalle que ya corregí es que en los Enlaces solo tengo contenido de este mismo sitio (algunos míos, otros de terceros, pero todo colgado acá), incluyendo la Bitácora de Vuelo anterior, lo que escribí durante mi estadía en Italia, por si les interesa.

Todavía faltan modificaciones que quiero hacerle. Las dos más importantes es que quiero revisar todos los archivos que tengo subidos al sitio y relinkearlos para que se puedan acceder desde un lugar centralizado, y que quiero recategorizar los posts (como ven acá a la derecha, hay un desbalance entre la categoría General y el resto, con lo cual vale la pena algun reorden para que tenga más sentido).

El motivo de esta revisión histórica es que este post es el número 300, todo un número. Mi querida Bitácora de Vuelo, ¡feliz cumplecientos!

Comentarios Imprimir