Empecemos por nosotros

Estoy cansado de que nos quejemos de que tenemos problemas para viajar...

  • Si vamos en auto, protestamos porque las autopistas, avenidas y calles están llenas, mal diseñadas, angostas, en mal estado, etc.
  • Si vamos en colectivo, de que los colectivos vienen llenos, de que se viaja mal, etc.
  • Si vamos en subte, de que están llenos, de que se cortan, etc.
  • Si vamos en tren, de que están todos rotos, de que no cumplen el horario, etc.
  • Si vamos en bicicleta o en moto, de que los autos se nos van encima, de que no hay bicisendas, etc.
  • Si vamos caminando... bueno, nunca escuché quejarse a nadie que fuera caminando al trabajo.

Pero....

  • Hoy hubo un vuelco en Acceso Oeste en dirección a provincia, y un congestionamiento de tránsito de puta madre en la mano a capital, por todos los curiosos/morbosos que frenaban para ver qué había pasado.
  • Les pedimos a los colectivos que frenen y nos abran las puertas en cualquier lado, subimos sin tener las monedas a mano, nos quedamos adelante y bloqueamos la circulación dentro del bondi.
  • Hoy hubo un suicida o boludo que se tiró abajo del subte en la estación Lavalle de la linea C, y la gente, aún sabiendo que es lo que había pasado, prendió fuego un vagón (¿qué mierda querían que se haga?).
  • Así como no cuidaron el subte en la linea anterior, tampoco cuidan el tren.
  • Cuando vamos en bicicleta o en moto, vamos haciendo zigzag de punta a otra de la calle, cruzamos en rojo, doblamos en cualquier lado, etc.
  • Y sí, cuando vamos caminando, también hacemos desastres.

Dejémonos de quejar un poquito, tratemos de ver por qué las cosas están mal.

Es cierto que los transportes públicos pueden mejorarse, pero seguimos votando a gente que no va a hacer nada por el transporte para los pobres. Todos festejamos la "modernización empresarial" de la década infame de La Rata, pero ahora nos quejamos de que todos tenemos que ir a trabajar a Capital (¿que este es un país federal? ¡despiértense!). Vamos caminando por la calle, y en lugar de tirar el papel al cesto, o guardarlo en el bolsillo lo tiramos al piso. Mil ejemplos podría buscar, de cómo nosotros podemos mejorar el estado de situación general.

Fijémonos un poquito más en nosotros, en cómo podemos cambiar las cosas desde nosotros. Dejemos de echarle la culpa siempre a los otros.

(Por favor, por críticas poco constructivas, dirigirse a /dev/null)

Comentarios Imprimir

Tres veces cumpleaños, tres veces

Este año habíamos decidido con Mónica festejar nuestros cumpleaños en conjunto. Yo cumplí el 2, ella el 17, así que con postergar los festejos un par de semanas, nos cerraba perfecto.

El único problema era la relación entre la cantidad de gente que queríamos que venga y el tamaño del departamento que estamos alquilando: no entraban todos, :(. Aunque en mi caso había comenzado en eventos anteriores, primero con gente de la Universidad, y luego con la gente de Python, el total de personas sumaba demasiado.

/images/cumplefacumoni07.jpg

Entonces decidimos partir el cumpleaños en tres partes, e hicimos jueves, viernes y sábado, dándole elegir a los invitados, a priori, qué día venir. Una gran parte eligió el viernes, y ahí tuvimos el pico de asistencia, pero igual estuvimos bien.

En todas las ocasiones (incluso en el "día Python", pero no en el anterior porque no fue en casa), el menú fue el mismo. Arrancamos con unos sanguchitos de miga (los clásicos triples), seguimos con tostadas (normales y saborizadas), con una crema especial para untar (¡ingredientes secretos!), luego el plato fuerte, que era fricassé de pollo (receta familiar de Moni), y finalmente brownies, chocotorta, otras tortas, etc. De tomar, cerveza rubia, cerveza negra, vino, gaseosas, etc...

Todas las noches fueron distintas, mucha gente se conocía por primera vez, hubieron mezclas raras, pero creo que todos la pasaron bien. Moni y yo, al menos, la pasamos muy bien, :)

Comentarios Imprimir

Ballet, con doble "c"

Ayer noche fuimos con Moni y Mariano a ver ballet, argentino, de altísima calidad. La verdad, es que me gustó más de lo que pensé que me iba a gustar, :), estuvo muy, muy bueno. Y además me sacó de la cabeza que ballet implicaba música clásica. No no no.

Yo quería ver en algún momento a Julio Bocca, después de todo es uno de los bailarines más importantes de la segunda mitad del siglo pasado, y probablemente uno de los más importantes de Argentina. En el marco de su pre-despedida, en el Teatro Opera, él montó distintos espectáculos según el día. Ayer fueron "Pas de deux", "Nine Sinatra songs", y "El hombre de la corbata roja". Aparte de a Bocca, pudimos disfrutar a Eleonora Cassano, Hernán Piquin y Cecilia Figaredo, y también al Ballet Argentino.

/images/jbocca-el.jpg

La primer parte, como el nombre claramente lo indica, está compuesto por una selección de los mejores pas de deux de la carrera de Bocca. Para el bestia ignorante que no sabe lo que es un pas de deux (o sea, yo, cinco minutos atrás), es un dueto en el que los pasos de ballet son ejecutados por las dos personas conjuntamente, aunque normalmente hay partes en que cada uno baila solo. En este caso sí fue música clásica, y estuvo muy bien. Eleonora Cassano fue la pareja de Bocca en esta sección.

La segunda parte fueron canciones cantadas por Frank Sinatra, todos clásicos, bailados por varias parejas, interpretando la letra. Esta sección fue fantástica, porque uno la letra la conoce o la escucha en el momento, y las interpretaciones eran bárbaras. Los vestuarios, la iluminación, todo muy muy bien. Esta es justamente para los que creen que ballet implica que los bailarines estén vestidos de arlequines, y las bailarinas de tutú; para nada.

La tercera y última sección, después de un pequeño break, era el espectáculo "El hombre de la corbata roja", con Cecilia Figaredo, y música de Lito Vitale.

/images/jbocca-hcr.jpg

Una noche distinta, eso seguro. Y con el agregado de que después de las 12 fue el cumpleaños de Moni, ¡feliz cumpleaños! :)

Ah, y anoten. Después de estas funciones, Julio Bocca va a recorrer el pais y el mundo, antes de la despedida definitiva que se llevará a cabo el 22 de diciembre, con un show al aire libre frente al Obelisco de Buenos Aires. Groso.

Comentarios Imprimir

El ciervito cabrón

Actualizando...

El mes pasado finalmente salió Feisty Fawn, la nueva versión de Ubuntu.

Hoy por hoy es la distro que uso y recomiendo. Yo antes era un chico Red Hat, por lo que naturalmente evolucioné a Fedora. Pero varios inconvenientes me decidieron a probar Ubuntu en la laptop que usaba en Movistar, y luego la puse en el escritorio. Cuando entré en Cyclelogic, y tuve que instalar Linux en la laptop, no lo dudé: Ubuntu.

La cuestión, llegando al presente, es que en mi escritorio (forma corta de decir mi PC de escritorio, o Desktop) en casa tenía un Ubuntu viejo, el 5.10 (o sea, versión de octubre del 2005), y en la portátil tenía Edgy, que es la versión de Octubre del 2006.

Como el escritorio tenía una versión supervieja, no era actualizable, y encima en esa máquina fue donde probé tantas y tantas cosas cuando empecé en Ubuntu: no creo que estuviese todo bien, ;).

Mi plan, entonces, era updgradear la laptop automágicamente, e instalar desde cero en el escritorio. En la laptop, más que backup, no tenía que hacer nada antes. Pero en el escritorio tenía que jugar un poquito con las particiones (resizear actuales, crear nuevas), y sacar un disco que andaba mal.

Así que fue la laptop primero. A los pocos días que salió Feisty, quise hacer el upgrade via red. Pero se cortaba enseguida: los servers estaban recontra cargados por la novedad. Así que dejé el agua correr, y resulta que Mariano lo hizo primero, así que aprendí de su experiencia, y me bajé el CD para hacer el update desde ahí. El viernes anterior al pasado, en la oficina, monté el .iso y me puse a actualizar.

Pero la red en la oficina anda más o menos a veces, con lo cual tardaaaaaaba, tardaaaaaba, y encima pasó algo raro: faltaba como una hora para terminar de bajar los paquetes, fuí al baño, y cuando volví se había reiniciado la máquina! Como ya me iba a casa, no reinicié el update. En casa, luego, monté el .iso nuevamente, largué de nuevo la actualización (que siguió de donde estaba antes) y terminó todo, sin ningún inconveniente.

En el escritorio, el proceso fue obviamente más sencillo. Meter el CD, doble click, algunas preguntas básicas, y nada más: todito instalado desde cero.

<strong>¿Qué encontré de bueno? </strong>

Es más rápido, se nota abriendo programas, booteando, etc; ojo que no estoy haciendo ningún análisis estadístico del sistema, lo digo porque <em>se nota</em> que es más dinámico en el trabajo de todos los días.

Pusieron un applet para manejo de conexiones inalámbricas que es fantástico. Lo configuré una vez, con cada red nueva que no era libre, y nunca más le tengo que decir nada, el tipo se conecta a la que corresponde, siempre, y sin molestar. Buenísimo también que te muestre todas las redes que encuentre, :)

¿Qué encontré de malo?

Lo único que se me rompió es el manejo de las teclas multimedia del teclado de la laptop. En la misma tengo botones de play/pause, stop, etc, y los uso para manejar el reproductor de música de mi preferencia (Quod Libet). Resulta que Gnome 2.18, que es el que viene en Feisty, propaga la señal de esas teclas de otra forma. Por suerte, vivo en un mundo open source, así que me fijé como podía capturar esas teclas desde Python, agarré el código de Quod Libet, lo toqué, y ahora funca perfecto.

Al principio, también, creí que se había roto algo más, pero después me di cuenta que no. Resulta que luego de migrar instalé los drivers propietarios de la placa de video, para poder usar la salida extra y conectar un proyector. Y no me funcaba el modo hibernar de la laptop. Resulta que era algo del driver propietario, no de Feisty, pero igual buscando en Internet ya lo solucioné también, :)

¡Qué animales!

En todo este proceso, me di cuenta de algo gracioso. Yo ya sabía que las versiones de Ubuntu se nombraban cada una por un animal distinto, con algún adjetivo, pero no me había dado cuenta que ahora están siguiendo un orden alfabético.

Los animales y las versiones son:

  • Warty Warthog (4.04)
  • Hoary Hedgehog (5.04)
  • Breezy Badger (5.10)
  • Dapper Drake (6.06)
  • Edgy Eft (6.10)
  • Feisty Fawn (7.04)

Warthog es una especie de chancho salvaje. En castellano, se llama facóquero común. Es una de las dos especies de facóquero que existen, ésta es la más numerosa en las sabanas de África.

/images/ubuntu/warthog.jpg

Un Hedgehog es un pequeño mamífero espinudo (no encontré el nombre en castellano, pero si les sirve, es de la subfamilia Erinaceinae, del órden Erinaceomorpha). Hay 16 especies distintas, habitando partes de Europa, Asia, Africa y Nueva Zelanda.

/images/ubuntu/hedgehog.jpg

Un Badger es un tejón, un carnívoro de tamaño medio, que puede llegar a pesar unos 15 kg, con cabeza alargada y triangular, con el cuerpo también alargado de hasta 90 cm de longitud de la que solo 15 cm corresponden a la cola. Las patas son muy cortas, aunque fuertes, con mayor desarrollo muscular en las anteriores.

/images/ubuntu/badger.jpg

Drake, en inglés, es el masculino de Duck, nuestro Pato. Pato es el nombre común para ciertos tipos de aves en la familia de las anátidas. En su mayoría los Patos son aves acuáticas, menores en tamaño que sus parientes los cisnes, ochandos y gansos, encontrados en agua dulce y salada. Se alimentan de una variedad de fuentes como hierbas, granos, plantas acuáticas, peces, insectos y demás.

/images/ubuntu/duck_drake.jpg

Efts se llaman a las Newts en su fase de metamorfósis, justo luego de cambiar de piel. Las Newts son unas pequeñas salamandras semiacuáticas, normalmente de colores brillantes, que habitan en América del Norte, Europa y Asia. Se distinguen de otras salamandras por la ausencia de costillas en los costados del cuerpo.

/images/ubuntu/eft.jpg

Un Fawn es un ciervo jóven. Un ciervo, también conocido como venado, es un mamífero rumiante de la familia Cervidae. Tienen patas delgadas, pezuñas partidas en dos y largos cuellos.

/images/ubuntu/fawn.jpg

Nota: Todas las imágenes e info fueron tomadas de la Wikipedia.

Comentarios Imprimir

Finde de cumpleaños

Arranqué con el mío el viernes a la noche. Yo ya había hecho una función del mismo, y van a seguir, pero el viernes agrupé a lo que podríamos llamar "el grupo Python".

Vinieron a casa Chaghi, Lucio, Leito y Carolina, Dave, Alecu, y Marito, como pueden ver en el siguiente collage (y Guillermina, que no apareció en la foto).

/images/findecump/todospy.jpg

Comimos bien. Con Moni armamos dos entradas distintas, y luego ella cocinó un fricassé de pollo muy rico. Y torta de postre, :).

Python y el software en general fue un tema casi obligado, y creo que hubieron una o dos laptops siempre usándose en cualquier momento dado. Incluso se hablaron de algunos proyectos locos y algo se comenzó a explorar ahí mismo (lo de siempre, bah, conquistar el mundo...).

Finalmente pude jugar a un juego muy loco que Alecu y Lucio conocieron en la última PyCon. Las reglas del juego son sencillas, pero el juego no. A priori, hay dos cosas muy buenas del mismo (aparte de que es divertido), que me llamaron la atención:

  • Es muy dificil desarrollar un sistema, hay que improvisar todo el tiempo
  • Es en tiempo real, no por turnos, todos metiendo la mano simultáneamente, :)

Acá pueden vernos jugando, a Lucio, Carolina, yo y Alecu (de izq a der).

/images/findecump/juego.jpg

Los chicos se fueron pasadas las cuatro y media de la mañana... La pasamos de maravillas, :)

El sábado, nos levantamos como pudimos y fuimos al cumple de mi hermana (había cumplido el 10, pero lo festejaba el sábado, mañana, tarde y noche).

Gustavo se mandó un rico asadito, como corresponde a un sábado al mediodía...

/images/findecump/gusasado.jpg

Ayer domingo, tuvimos dos cumpleaños más. Al mediodía, el de Karen (¡ya son seis añitos! Pensar que a Kike lo conozco de antes de que Fabi quede embarazada...). Y de ahí, a lo de mi viejo, que justo cumplía ayer, 13 de Mayo.

/images/findecump/cumpapa.jpg

Se amasó unas pizzas muy ricas, y charlamos de mil cosas, pero como era Domingo, no nos pudimos quedar demasiado, y nos volvimos temprano. Encima Diana se sentía mal, con lo que se fue incluso antes de comer...

Resumiendo, creo que nunca tuve tantos cumpleaños en un fin de semana, :D

Comentarios Imprimir